miércoles, 16 de febrero de 2011

La solución.


Evaristo, convencido de lo que tiene que hacer, sale de casa para iniciar los preparativos de su llamada operación rescate, se monta en el ascensor pensando en todo lo que tiene que adquirir para intentar acceder a la prisión de incógnito, aún quedan unos cuantos detalles que no le cuadran del todo, causándole estas indecisiones una leve crisis de ansiedad y con esto una incipiente jaqueca que ya conoce por experiencia que si insiste en retorcerse la mente buscando soluciones acabará por atormentarle todo el día. Enfrascado en todo esto, ya en el portón de casa, se percata que hay correspondencia en su buzón, entre las distintas notificaciones bancarias, descubre un llamativo folleto a todo color de un Doctor africano licenciado por la Universidad de Tombuctú  en Medicina alternativa y Chamanismo, que afirma taxativamente que es capaz de enseñar a controlar los distintos dolores del cuerpo. Sin pensárselo dos veces decide posponer los preparativos del asalto a la penitenciaria y darle una oportunidad a ese curso. No cabe duda que es una señal del destino, ya que cuando peor lo estaba pasando con sus jaquecas viene a caer en sus manos ese folleto precisamente de un señor de Tombuctú, la lejana ciudad africana donde hace ya bastantes años se quedó su hermano mayor a vivir, cuando estando alistado a La Legión Internacional recorriendo el continente negro, en una marcha que realizaban paralelos al río Níger, se perdió en mitad de la selva, enfermó de fiebres y despertó en mitad de una rudimentaria cabaña, hecha con boñigas secas de vaca y paja, entre los brazos de una jovencísima muchacha de color que resultó ser la hija menor del chamán de una tribu perdida. Bajo amenaza de convertir la piel de su espalda y torso en un tambor para ahuyentar a los malos espíritus no le quedó más opción que desertar, cambiar de identidad y casarse con ella, convirtiéndose de golpe en el ayudante principal de su suegro el hechicero.

Evaristo nunca olvida que su hermano Félix siempre ha sido el único capaz de quitarle sus dolores de cabeza a base de sus ideas descabelladas, como cuando él se quejaba del incipiente comienzo de uno de estos dolorosos episodios y éste, sin pensárselo demasiado, le daba un fuerte pellizco en el antebrazo y le decía sonriendo que seguro ya no le molestaría tanto su cabezota porque el brazo le empezaría a doler mucho más.

Siempre tendría tiempo de retomar sus planes, aún muy verdes, si fracasaba lo de ese curso intensivo, pero no sabía decir el por qué tenía la corazonada que aprendería mucho de ese chamán que mira tú por donde ya le caía simpático sin conocerlo de nada. Esa misma mañana llamaría para matricularse en el curso.

acróbata

9 comentarios:

  1. la tecnica de su hermano Felix, es más fiable.
    Siempre que duele algo con más intensidad, nos olvidamos del primer dolor.

    Un fuerte abrazo, sin apretujón.. para que no duela. je,je,je

    ResponderEliminar
  2. Para las jaquecas, pilates o gyrokinesis, nada de chamanes. Si lo sabré yo...

    Eso y que te toque la lotería para olvidarte de las preocupaciones, aunque esto último no he tenido el placer de probarlo.

    ResponderEliminar
  3. No,que no haga el curso,no lo dejes¡¡¡que son todos unos charlatanes.
    Yo fuí a la acupuntura,por dolor d espalda y me pusieron más banderillas que a un toro¡¡¡
    Como dice marikosan,Pilates o Yoga.Pobre Evaristo mío¡
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. el saber no tiene lugar,aprender es ya, de por si un avance!!!!

    ResponderEliminar
  5. yo le recomiendo ...
    sexo tántrico , y te olvidas de todo!
    :p

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por dejarme vuestros comentarios.

    El hombre de Alabama: Cada uno tiene sus prioridades, las de Evaristo son claramente que no le machaquen las jaquecas.

    La Kiya: No vas nada mal Mari, mañana seguramente lo entenderás...

    "Kosan": Uff....que cansadas propuestas sugieres amiga, la verdad, no me imagino a Evaristo haciendo pilates...aunque....gracias por la idea!!!, puede ser divertidísimo como mi amigo las realice...jajajja

    Scarlata: A Evaristo es muy difícil torcerle un gusto, además quién soy yo para no dejarle.

    Watashi: No sé amigo, cuanto más sabe uno más se percata de su ignorancia, la ignorancia es más cómoda de sobrellevar...

    Gitana: Tántrico????.....pssssst, es muy pesado, yo creo que en temas orientales es más de Kamasutra...jajajaja

    Abrazos amig@s.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, que he llegado tarde!!!
    Evaristo siempre con alternativas...espero que lo del chamán no le cause problemas...Lo del sexo tántrico no sería mala idea, Gitana.

    Saludos enormes, Tomás.

    ResponderEliminar
  8. Ay Dios....
    El chamán tiene más peligro que un mono con una gillette en una guardería.

    ResponderEliminar