lunes, 21 de febrero de 2011

La exposición.


Desde que por motivos laborales Evaristo tuvo que asistir a la presentación de una exposición de arte moderno, disfrazado para la ocasión del David de Miguel Ángel, ha quedado realmente impresionado por las fuertes  sensaciones que pueden transmitir estas obras tan llenas de vida a pesar de estar realizadas con materias inertes. Así, tras permanecer toda una jornada siendo la sombra del pobre escultor que adeudaba los materiales empleados para sus esculturas decidió, con el montón de ideas que le despertaron las muestras, realizar él mismo su propia exposición escultórica.

De este modo tras recordarle sutilmente al concejal de cultura la serie de facturillas que tiene pendientes de pago ha conseguido el préstamo para un día completo de la sala de exposiciones del Ayuntamiento, pudiendo por fin mostrar a todo el pueblo su faceta tardía de escultor.

Para esta primera muestra ha preparado un buen número de obras, entre las que cabe destacar la composición formada por un gigantesco pan de pueblo lleno de cuchillos hincados, que ha titulado “El hambre acuchillada”, otra obra destacable es una serie de billetes de papel moneda de distintos países cosidos entre si por un delgadísimo hilo casi transparente, colgados todos ellos de una alcayata del techo a la que ha llamado “La economía mundial de un hilo”. Una tercera composición que ha llamado poderosamente la atención es también aquella que muestra sobre una mesa de mapas militares la gorra de un miliciano, una pluma estilográfica, un folio en blanco y una rosa, a la cual ha nombrado como “Las armas del poeta”, pero sin duda la obra más llamativa y a la que todos los asistentes entendidos le han dado más significado, es la que ha colocado en lo alto de un pedestal sitio estratégicamente en mitad del salón de exposiciones, esta vanguardista escultura está compuesta por una desagradable y voluminosa masa de excrementos sobre los cuales penetra verticalmente una seca vara de almendro, el título de la misma permanece escondido tras una cortinilla, pues mi amigo ha querido pedir la colaboración de todos los presentes y así ha propuesto que cada uno escriba en una sencilla hoja de libreta el nombre que le pondría a esa escultura, para al final de la exposición, el que lo acierte o en su defecto más se aproxime a su nomenclatura, pueda ser premiado con el regalo de la composición que elija.

Después de finalizar la jornada y leer la infinidad de títulos dados a la obra culmen de Evaristo, entre los que han destacado por su originalidad los dados por algunos expertos venidos expresamente para el evento, como por ejemplo: “La sociedad del consumo” o ese otro que la bautizaba como “El abono de la naturaleza”, tras correr la cortinilla y desvelar su auténtico nombre, el único ganador ha sido un chaval del barrio que la llamó “Una mierda pinchada en un palo”.

Sin duda en muchos aspectos los ojos inocentes de la infancia continúan siendo los únicos que ven la realidad tal como se nos presenta.

acróbata

18 comentarios:

  1. Cachis...crei que ibas a ponernos una foto de Evaristo desvestido a lo David. Más que nada por conocerlo en persona. Tu relato magnifico y lleno de creatividad con tu mordaz crítica social.

    Al final la sociedad esta quedando en lo que es, sin eufemismos, "una mierda pincha en un palo".

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Neuri....Bueno el disfraz de Evaristo eh, sobre todo económico...jajajaja

    Abrazotes suavecitos amiga.

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja.. pues si que podrias haber tomado una fotografia a Evaristo disfrazado de David. jejejej

    Muy buena, su exposición.. pero dile que vigile el pan con los cuchillos, porque la mierda no se la llevaran, pero el pan en estos tiempos es valioso.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lindezas del arte contemporáneo. Conocerlo es amarlo.

    ResponderEliminar
  5. Genial relato para acabarlo con una Verdad Mayeútica...

    Me ha gustado mucho, Gracias por esta lectura tan enriquecedora...

    Saludos acrobáticos

    ResponderEliminar
  6. Ya se sabe, los niños, los locos y los borrachos son los únicos que dicen la verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Este Evaristo¡ si es que según voy leyendo me lo imagino todo y no paro de reir¡
    Desde luego entre tu Evaristo y El Justi de Toro,tengo unas patas de gallo incribles de tanto reirme¡ pero me importa un pijo¡ soy feliz leyendo las aventuras de Evaristo.
    Lo mismo me pasa con el Quijote,Cómo pueden decir que es aburrido,si es la leche...
    Besos acróbata del Humor¡

    ResponderEliminar
  8. Creo que pediré prestada la OBRA de arte de Evaristo, la última, y la pondré en el Senado de la Nación...


    Tomás, saludos enormes.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Tomás. ¿Para cuando la novela "El ingenioso Evaristo y sus desventuras cotidianas"?
    Espero que una vez recopiladas te lluevan los editores. O, en el mejor de los casos, les enviaremos el monumental "monumento" de título escondido tras cortinilla.
    Abrazos de sol y brea, de los que tú también entiendes algo.

    ResponderEliminar
  10. jajaja Buenísimo tu relato me encanta. Hay que ver como somos capaces de ser tan sumamente gilipollas cuando intentamos hacernos los cultos
    Un saludo y buena semana

    ResponderEliminar
  11. Me voy a quedar con el ganador si señor!! jajaa
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaja. Me encantó tu relato. Aunque echo de menos la fotografía de "Evaristo-David"... ;)

    Me has hecho reír muchísimo. Gracias.

    Un fuerte abrazo.

    Oye, ¡qué bien escribes!... Escribes bien, haces unas fotografías de sueño... ¡eres un portento, paisano!...

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por dejarme vuestra compañia y cariño por aquí.

    Abrazos...

    ResponderEliminar
  14. Jajajajja, ay Tomás, eres la leche...menos mal que todavía la mierda está dura, como para moldearla...

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. para empezar tu amigo es un provocador además de un artista....yo tambien intenté pensar en un nombre mientras leía, pero no, no se me ocurrió lo del palo.

    salud

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno este Evaristo... es un "peazo" de artista.
    Buenísima la saga de "aventuras y desventuras de Evaristo, el hombre del siglo XXI".
    Felicidades y abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Siempre tan acertado en tus textos....Evaristo es tremendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Pues muchas de esas obras de arte, hoy día los entendidos dicen que son "arte contemporaneo".

    Muy bueno el relato. Me sacó unas risas.

    Bss

    ResponderEliminar