domingo, 6 de febrero de 2011

El camarero.



Últimamente el camarero de la cafetería de la plaza me mira con cara de muy pocos amigos y apenas si me dirige la palabra, parece mentira lo pronto que se olvidan los buenos modales y el relajamiento de las normas de cortesía a las que estamos llegando. Total, creo yo que no tiene motivos, pues lo único que hago todas las tardes a primera hora es sentarme cómodamente en una de las bonitas mesas de su establecimiento a leer con tranquilidad el diario que cada día compra para los clientes, y cuando bandeja en mano se acerca a preguntarme: -¿Qué desea el señor?- Yo muy educadamente le contesto que muchas gracias por su preocupación, pero de momento tengo bastante con la entretenida lectura del periódico y el apacible solecito que a esas horas se derrama en cálidos rayos dorados sobre la acogedora terraza de su café.

                                                                                                   acróbata

20 comentarios:

  1. Jajaja con razón te mira con esa cara jajajaja
    Muy bueno...

    Saludos,Vega Pasión.

    ResponderEliminar
  2. jijijijijijijijiiji cualquier día sales en el telediario jijijjijijiji, un besin

    ResponderEliminar
  3. jajajaja muy bueno.....pobre camarero,
    me imagino su cara.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Si yo fuera él, ya no me acercaría a ti, asi de sencillo.

    ResponderEliminar
  5. Es que no me extraña, ¡menuda paciencia tiene ese hombre!, yo ya te habría "dado" con la bandeja en la cabeza (eso sí, sin acritud).

    Un abrazo y es que tienes un morro...

    ResponderEliminar
  6. De verdad, como están los camareros, que carácter... jajaja. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ya que no tomas nada por lo menos le daras propinilla ¿nooo?

    Ten cuidado no vaya a ponerte una silla con la pata rota.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. y nunca te da sed tanta lectura amigo ?
    en una de esas te pides un cafecito y mira que con ese detalle , se le cambiara la cara !
    jajaaa
    Un besoteee

    ResponderEliminar
  9. Tranquilo, ya se acostumbrara y llegara el dia que no se acercara.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, pues no sé por qué te mira con mala cara, con lo bien que te portas...

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  11. Si es que solo piensan en el maldito dinero...

    Ni caso. No le hagas ni caso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Jajajajajaja!!!! Ay, que actitud la del camarero!

    Saludos enormes, Tomás.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias amigos por echar un ratito conmigo sentados al sol, ya sabéis, estáis todos invitados a un café en la cafetería de la plaza, por supuesto invito yo, a ver si así el camarero deja de ponerme malas caras...jajjajaja.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  14. Ya te vale,esque no pones ni el periódico¡ay,ay,ay¡¡¡Saludos, Scarlata.

    ResponderEliminar
  15. Acabaramos amigo, como está la economía, aunque sea pide un café, pobre hombre, jajajjaja.

    Linda semana, Tomás

    ResponderEliminar
  16. Es que se han perdido la educación y las formas. Tomás, eres único para darle un toque de humor a la vida cotidiana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. jjajajajjajajajjaa :)
    que gracioso...saludos

    ResponderEliminar
  18. Alguna vez te he tratado de usted, mil disculpas!!!

    Yo no me llamo Mari, por cierto!!

    ResponderEliminar
  19. Huyuyuy, vaya morro que le echas, jajajaja!!! Un besito, Acróbata, un placer pasarme por tu casa a dibujar una sonrisa en mis labios gracias a ti. Feliz semana!

    ResponderEliminar