martes, 11 de enero de 2011

Operación Bikini.


A lo largo de estos últimos años he perdido la cuenta de las veces que la he escuchado decir que con la última campanada de Noche Vieja comenzaba para ella la llamada temporada operación bikini del siguiente verano. Al principio, esa expresión suya, teniendo en cuenta lo que faltaba para la llegada de la estación del destape, llegó incluso a producirme una cierta inquietud, pues nunca ha estado gordita, claro que como mujer que es, ella es muy capaz de encontrarse un sin fin de curvas donde supuestamente sólo tendría que haber rectas. Y de nada sirve que sepa de muy buena tinta que yo amo las carreteras de montaña y me aburro terriblemente conduciendo por las largas autopistas. Debo reconocer que aunque ya me conozco de sobra sus métodos, aún hoy me sobresalta lo en serio que se toma en un principio eso de reducir perímetros, pues a pesar de dedicarme los siguientes días a pasearme por casa comiendo lo que a ella más la pierde, hace de tripas corazón y tan solo cena algo de lechuga aliñada con un buen montón de vasos de agua, menos mal que ese arranque de buenas intenciones no suelen durarle más allá de la noche de Reyes, hasta ahora nunca ha perdonado el roscón, por lo tanto aunque sienta un gran alivio al verla abandonar su rigurosa dieta tengo que continuar disimulando un poco las encontradas sensaciones que su actitud me produce todos los años pues nunca sabe uno como acertar con ella, y es muy capaz de acabar pensando que la ignoro, nada más lejos de la realidad. De esta manera cuando alguna que otra mañana al despertar me he encontrado el bote de la mahonesa sobre su mesita de noche me he hecho el despistado o a lo sumo previendo falsos mal entendidos le he comentado que la pasada noche se le olvidó llevar al baño el bote de crema hidratante.


                                                                                                 acróbata

13 comentarios:

  1. Muy diplomático eres tú, jeje.
    Me suenan mucho todas esas escenas, incluso la de la mahonesa, aunque no encima de la mesita de noche.
    La operación bikini es una rutina más, como la Navidad, la Semana Santa o las vacaciones de verano. Creo que todas las mujeres la iniciamos con mucho ímpetu y a los pocos días nos cansamos de tanto sacrifio, al menos yo. Si no es bikini será bañador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es lo que tienen los excesos navideños, que luego hay que contrarrestarlos.

    Yo, cada vez me excedo menos, como lo que me apetece, que no suele ser mucho. Me gusta tener una digestión que no sea pesada. Mi cuerpo lo agradece :)

    Eres muy diplomático, Acróbata jajajaja!

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Siempre estamos viendo curvas de más...pero por suerte está la palabra amorosa ( y diplomática en tu caso)que nos dice un maravilloso "Te Amo siempre"

    En fin, mujeres somos!

    Saludos enormes a los dos.

    ResponderEliminar
  4. jaja...muy divertido real, y ocurrente, esta bueno un escrito tan transparente, besitos

    ResponderEliminar
  5. Ja,ja.. tambien se puede llamar "Operacion Naufrago". Nos subimos a un barco.. del que luego la mayoria saltamos antes de llegar al puerto.

    Muy buenas tus letras. Y yo tambien soy fan del bote de Mahonesa.

    Abrazote.

    PD. Un saludo muy especial para ella, para la otra fan del bote de mahonesa.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja... que buenooo... si es que se agria el genio y se confunde la mente con esto de los regimenes... aishhh...
    Esta estupendo eso de las carreteras de montaña, di que sí ;D
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  7. Acertado comentario el tuyo conociendo al genero femenino tan bien como lo conozco, eje, se de buena tinta que jamás estaremos conformes, ¿será eso lo que nos hace tan especiales?...
    Bueno he vuelto a casa y estoy hasta mareada con la velocidad de mi línea ya te sigo y no perderé el camino hacia tu casa
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Eso es debido a la psicología femenina, que es compleja... jajaja
    Es que los seres humanos, tendemos a no estar conformes con nada: si tienes el pelo rizado... te encanta el pelo liso; si tienes pantorrillas finas... te gustan más gorditas...; ¿quién está conforme con su estatura?, o ¿quién no te cuenta que le sobran o faltan 2 o 3 kgs?.

    Somos así, lo bonito es llevar estas cosas con humor y sin obseiones.

    Un abrazo y ¡paciencia!.

    ResponderEliminar
  9. dichosos despropósitos de los años nuevos...aunque con mahonesa, tampoco estarán mal, no ?
    abrazos

    ResponderEliminar
  10. No está mal empezar el año con propósitos aún a sabiendas de que solo nos quedaremos en el intento, pero es como un estímulo que se necesita para empezar con renovadas esperanzas de cambios. Luego todo vuelve a la rutina, pero el intento siempre merece la pena.

    Teniendo al lado a alguien que lo entiende, todo perfecto...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Al final todo se reduce a puro negocio, y hay quien ya en enero empieza a hacer su "agosto" particular, debe salir muy rentable, no cabe la menor duda.

    Saludos desde el Olimpo.

    ResponderEliminar
  12. Cada vez que lo leo me parto de risa...... Que ocurrencias, jajajajja,..........(Bueno, yo no comentaré nada mas, para no romper la "magia")....
    Te quedo fenomenal, eres genial...

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja! Excelente! Què estamos todas locas! Pero has visto? Se nos pasa rápido!!! Muy buen post! Un saludo amigo!

    ResponderEliminar