martes, 18 de enero de 2011

Martes de Enero


Una vez más, como en tantas otras ocasiones en estos últimos tiempos, es ponerme frente a frente con la caprichosa página en blanco y no sé que escribirte más allá de una innumerable serie de vaguedades que ni para ti ni para mí nunca ha sido suficiente para saciar esta sed que arrastramos de lejos. En esta ocasión no recurriré a bellos amaneceres, radiantes medio días ni tan siquiera a lo bonitas que son las puestas de sol en este rincón que tan bien conocías para terminar por no decirte nada más que lo que siempre has sabido, que todo continúa como siempre sin parar de cambiar, unas veces rodando cuesta arriba a base de empujones con un sin fin de tropezones y más de alguna caída y otras pocas cuesta abajo teniendo que frenar para no adelantar lo que tenga que llegar, pero ya no estamos en diciembre y mereces que algo te cuente de cómo van las cosas por aquí. Podría contarte lo rápido que consume la llama de mi vida la cera que el tiempo me ha concedido y lo oscuro que va quedando casi todo lo que atrás voy dejando, aunque no temas, tu luz no se apaga, es más, a veces pienso que cada día con más fuerza brilla alumbrándome para no perder el paso. Podría decirte que a pesar de los años transcurridos, cuando el frío invierno se me instala aquí dentro junto al latido húmedo de mis pensamientos estremeciendo cada fibra de mi ser todavía hecho en falta el cálido abrigo de tus brazos como cuando no existía tempestad capaz de abatir la vela blanca de mis ilusiones y tu eras el norte que marcaba la travesía de mis días.  Podría contarte que hace mucho que no le temo a la lluvia que empaña la mirada aunque desborde la alta presa de las pestañas y acabe regando algún que otro campo yermo, pero que cada día más miedo me da la espesa niebla que como mortaja de desengaños se adhiere a la piel herida de tantos sueños que terminaron por quedarse atrás en el camino. Podría decirte que tal vez me estén creciendo los silencios más aprisa que los diciembres de mis sienes y eso es algo que no me asusta, pero me ha pillado desprevenido y no me gusta. Y también contarte que las palabras que brotan por las primaveras de mi boca quizás ya no sean tan claras y floridas como cuando no conocían mis ojos nubes capaces de taparme el horizonte y se confundían los azules allá donde la luna se echa cada mañana a dormir. Podría contarte tantas y tantas cosas…..pero no estás aquí y ahora ya no tengo más ganas de escribir.

En esta ocasión tal vez se me ha ido algo de más la letra y he acabado por contarte mucho más de lo que tenía pensado, pero ya sabes como soy, no tengo término medio.
Como no puede ser de otra manera no espero respuesta, pero no te preocupes creo que ésta no va a ser la última carta que te escriba desde el filo del abismo…

Besos.

                                                                          acróbata

18 comentarios:

  1. A veces es necesario estar al filo del abismo para valorar lo que nos espera a un lado o a otro. Pronto llegará la primavera, antes de que nos demos cuenta y entonces las flores adornaran nuestras miradas y un poco de alegría se filtrará dentro de nuestros pensamientos.

    ResponderEliminar
  2. seguro que si !
    lo mismo que marikosan !
    un beso grande !
    cuántos colores veo x aquí ... :)

    ResponderEliminar
  3. Mi querido amigo, siempre existirán primaveras y los colores de las flores llenarán el espacio gris de la tristeza.

    Triste, pero muy hermosa.

    Abrazos de siempre, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay una luz, un norte, un abrigo, sueños ...que nos rescatan de los tantos filos de abismos de la vida.

    Saludos eormes Tomás.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso y melancolico escrito, del que espero que tengas respuesta pronta y calida.

    Para apartarte por siempre del filo del abismo, porque no olvides mi estimado amigo que los filos cortan y el abismo es unidireccional.

    Cuidate mucho, cuidate de la distancia, cuidate de la melancolía y escribe que siempre estaremos para leerte, no se si para comprenderte pero lo intentamos.

    Un calido abrazo del Sur.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todas....

    Tranquila Neuri, no te preocupes, todo bien.

    Abrazos.

    P.d: Aunque por pocos minutos de diferencia llevas razón estás un poquito más al sur, en fin abrazos desde el Este....jajajaj

    ResponderEliminar
  7. Hola Acróbata:
    ¿Cómo estamos hoy...?
    Opino como Neuri, apártate todo lo que puedas del abismo... Porque siempre a un día gris, le sucede otro con más luz y menos sombras.

    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Towanda, todos tenemos nuestros propios abismos y no sé, tal vez es mejor saber convivir con ellos, siempre con precaución, pero sin temerlos...

    Oye estás muy cachas????, es que me he sentido apretujado....jjajajaj...gracias!!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué va! soy frágil...
    Cuidado que va otro achuchón.

    ResponderEliminar
  10. Hola Tomás!!

    Me ha gustado tu carta tan sincera y tan cercana y no lo digo porque vivamos relativamente cerca,sino porque todos tenemos nuestros abismos,nuestros miedos,nuestro día a día,rodando,unas veces cuesta arriba y otras veces cuesta abajo,pero lo importante es vivirlo,sea bueno o malo,todo es experiencia¿sabiduria? no estoy segura,pero todos tenemos a veces,el corazón encogido,frío de tanto dolor,de esperar un no se qué,y de defraudarte cuando llega,pues al final,no es como esperabas.
    Creo que me he desviado de la cuestión,o no,pero estoy hablando de más,perdona.

    Por cierto,a mi también me ha gustado siempre más Queen,sentí mucho la muerte de Freddy,nos quedamos sin saber,que más hubiera sido capaz de componer,pero Bon Jovi,tiene muy buenas canciones y tiempo para continúar,aunque Freddy Mercuri siempre será único.
    Por supuesto que quieren vender,claro que sí¿te acuerdas de otro grupo que salió,Europe,que decían también que eran muy comerciales? ¿qué ha sido de ellos?
    Ya termino que me volví a liar

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias estrella, no estás hablando de más, me gustan los comentarios amplios y razonados pues suelen darme puntos de vista que muchísimas veces yo no había percibido y me enriquecen.

    De música y libros creo que no me cansaría de hablar, cuando quieras ya sabes...

    Un fuerte abrazo.

    P.d: Quiero recordar que de chico (ya ha llovido lo suyo) por donde tu vives habían urbanizaciones de chalets entre extensos y hermosos pinares....¿estoy en lo cierto?

    ResponderEliminar
  12. Ya quisiera yo, Tomás, que en mis días de "síndrome de la hoja en blanco" me saliera lo que a tí te sale.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Vaguedades escritas en un folio en blancoooo????

    Anda yaaaaaa que carta más hermosa!!! Buf!
    Mi aplauso desde el abismo...

    Por cierto, puse tu comentario en la foto... me pareció perfecto

    Besos abisalessss :D

    ResponderEliminar
  14. grande amigo grande, hoy derramaste tu alma sobre ese papel en blanco del que hablas,la distancia y no el olvido es la que nos hace abrir los ojos de lo que tuvimos y hecharemos de menos, y esos pensamientos se contradicen, que bonito fue pero ahora no lo tengo, pero siempre hay que dejar las puertas entreabiertas y no cerradas, un fuerte abrazo amigo poeta

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas gracias a los tres, con amigos como vosotros se va a quedar en el paro hasta mi abuela.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Hey! da un paso a atrás y apartaré del abismo que e puedes caer y dejarnos sin más cartas.
    Un beso y aprovecha la perspectiva para observar el paisaje

    ResponderEliminar
  17. Pues si llegas a tener claro que escribir...
    Transmite tu carta, cierta nostalgia por el paso del tiempo, por la ausencia de la destinataria.

    Me gustó.

    Bss.

    ResponderEliminar
  18. hay muchos mas por decir en asuntos como estos no alcanza las palabras para decir lo que sentimos,cuando se llega a estos finales...

    ResponderEliminar