domingo, 2 de enero de 2011

La Justa Medida.


Quizás debería sentirme
más tronco erguido
en medio del camino
resistiendo los embates
del paso del tiempo
que simple hoja caída
llevada de aquí para allá
por los vientos de melancolía
que me agitan cada día.

Tal vez aún hoy
continúan sobrándome
tantos fríos noviembres
como húmedos abriles
tienen todas las primaveras.

Quizás debería sentirme
más barca de alto bordo
en las esquinas del mar abierto
navegando proa al horizonte
de mi próxima arribada
que perdido madero
naufragando en cada rada
que aparece a lo largo
de esta incierta travesía.

Tal vez los azules
que ya no recorren mis ojos
siguen atrapándome al alba
de la misma manera
que siempre lo han hecho.

Quizás tendría que verme
más como carboncillo
en mitad del pulcro lienzo
dibujando cada arruga
del rostro de mis sueños
que como simple modelo
posando para el pincel
que retrata la tez desnuda
de todos mis desvelos.

Tal vez llegue la hora
en que todo sea más sencillo
y el retrato que me observa
desde el caballete de la vida
termine por darme la justa medida.


                                                                                    acróbata

8 comentarios:

  1. Ahí está, sin reglas inservibles ni instrumentos de medición, está en cada imagen que retratan tus ojos, en el parpadeo de salitre eterno en tu mirada, en cada paso, dentro de tí, allí está la justa medida del hombre que eres, Tomás.

    Un abrazo enorme, y felíz inicio de año

    ResponderEliminar
  2. Quizá sea el momento de llevar a cabo esos cambios, sentimientos...

    Feliz 2011!


    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Tomás, permiteme dejar aqui el pensamiento que he tenido al leer tu hermoso poema.
    Ese azul que recorrian tus ojos, esta grabado en ti y en tu corazon. Quizas nada ni nadie pueda darte la justa medida ¿o tal vez si?
    En cualquier caso,siempre te esperara como tu a él.

    Gran abrazote.
    Maria Isabel.

    ResponderEliminar
  4. Quizas deberia conocerte mejor para poder juzgar tu manera de sentir pero en tu poema siento mucha nostalgia...espero que todo vuelva y que como tu dices termine por darte la justa medida...

    Un saludo Vega Pasión

    ResponderEliminar
  5. Siempre llega el momento de simplificar las cosas... pero nunca dejes de sentir ;)
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  6. Siempre que te leo me traes la belleza de la nostalgia y la melancolía, esa belleza acogedora que inunda mi alma y de algún modo tú le das sentido.

    Gracias poeta por regalarnos tus versos, tan cargados de sentimiento que hacen estremecer los sentidos.

    Besos desde el Olimpo.

    ResponderEliminar
  7. Un poco tarde pero llego, no quería dejar pasar estas palabras tuyas. Y si, siempre hay una justa medida, el tema es reconocerla.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Tomás. vengo desde tu comentario en mi blog. He leído varios poemas tuyos (10, 12...:) te dejo mis palabras en éste porque en éste te veo, al poeta mirándose a sí, y me ha encantado cómo lo haces.
    puede que la forma de nuestra poesía sea distinta, pero lo verdadero es siempre lo mismo, y en tus poemas, lo he encontrado.
    Aquí te dejo también mi señal, :) (este "nick) va al blog de mis fotos que tengo enlazado al de los poemas), es un jaleo, tengo que tener cuentas distintas por el peso de las fotografías, pero soy la misma persona, :)).
    Encantada de haberte conocido.

    ResponderEliminar