lunes, 20 de diciembre de 2010

Pongamos...



Pongamos que no escribo de mí
ni tampoco de lo que me inclina
cuando arañan mis letras
el folio en blanco que me reta
y deshoja la fría realidad
las hojas que tan bien me retratan.

Digamos que no hablo de ti
ni tampoco de lo que me produces
cuando visten tus dulces labios
el suspiro desnudo que me mata
y germinan todas tus primaveras
en la fértil tierra de mis pasiones.

Tal vez imagino que las olas del mar
no son de agua, sal y espuma
y creo que son tan solo bancales
por donde siembra el viento
semillas de sueños, suspiros y dudas.

Digamos que no hablo de mí
ni de lo que hoy me inquieta
cuando se agazapan mis palabras
en el túnel sombrío de mi boca
y caminan mis pensamientos
por los suburbios de la duda.

Pongamos que no escribo de ti
ni tan siquiera una breve línea
cuando tirita la piel de mis vocales
ante la caricia de tus consonantes
y recorren cada uno de mis versos
la trémula carne de tus amores.


                                                                                       acróbata

                                                                                                                                                                    
    

8 comentarios:

  1. Sin escribir y sin hablar de uno o de otro, bonito poema te salió. ¿Que será cuando decidas escribir y hablar?

    Bss y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Sentida poesía, llena de complicidad y de misterio que dan un resultado final muy dulce y sensible.

    Me gustaron tus versos querido poeta.

    Saludos desde el Olimpo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, que hoy estos versos hablan de vos, de esa "...alma inquieta que a veces sueña despierta y otras respira tristezas. "

    Un placer`pasar y leerte.

    Saludos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Tomás.

    Son versos blancos como folios transparentes que te retratan cual radiografía, de eso que no se ve, pero se siente. Enhorabuena por tan delicado poema.

    Otra vez Feliz Navidad, - por si no nos vemos , en ningún camino- :-)

    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  5. Eso son suposiciones... que bonito... así que sigue así sin hablar, pero hablando...

    Besos abisales ;)

    ResponderEliminar
  6. Pongamos, que escribes, que las palabras callan, en los labios que cierras, que la pasión te estalla, como el mar en los arrecifes de la orilla, pongamos, que aunque no lo quieras y no te convenzas, eres Tomás, mi amigo poeta.

    Pongamos, que te quiero un chorro y te mando un besuco.

    Felices fiestas para toda la familia, pero no de tanta algarabía, ni tiendas, simplemente, una copita de vino, y brindemos por la fraternidad, el amor, la paz, la igualdad y la esperanza.

    VENGA ACROBATA, SIGAMOS INTENTANDO EL EQUILIBRIO DE LA VIDA, POR UN MUNDO MEJOR.

    ResponderEliminar
  7. Wowwwwwww, te leo y pienso..."qué bien se debe sentir la persona a quien va dedicado" Es un poema sin duda genial. Manejás unas delicadas metáforas que generan imágenes muy buenas que incentivan la imaginación y por ende las emociones. Creo que cumpliste el deseo de todo poeta, llegar al alma del otro. Te felicito, me encantó.

    Aprovecho el momento para extenderte una invitación
    Soy moderadora del portal literario “mareas del alma” y deseo invitarte a participar en nuestra página con tus poemas.
    http://www.mareasdelalma.foroactivo.com
    Allí encontrarás un grupo de pares dispuestos a compartir el gusto por las letras en un ambiente de cordialidad y alegría, donde podrás publicitar tu blog, tener una linda firma hecha a tu gusto y sentirte como en tu casa.
    Muchísimas gracias por leerme y permitirme dejarte esta invitación.
    Ojalá podamos contar con tu presencia entre nosotros, sería un honor poder compartir el espacio con una escritor de tu jerarquía Tomás.

    Un beso grande y muchas gracias por tu atención

    ResponderEliminar
  8. Bello... Bello... Bello...

    No sé de quién hablas, pero bellamente hablado...!

    ResponderEliminar