sábado, 18 de diciembre de 2010

nUeVa tEraPia

  
Últimamente mi psiquiatra me asegura que estoy mejorando bastante gracias a la nueva terapia que desde hace apenas unas cuantas sesiones estamos llevando a cabo, claro que no sé si creerla del todo, pues en un principio para mí todo era más natural, ella permanecía a mi lado, sentada en su confortable sillón orejero, y yo recostado en el diván de su consulta, sitia en el piso octavo del edificio llamado “Paraíso Celestial”, contestándole lo mejor que podía a la continua batería de preguntas a las que me tenía sometido. Sin embargo, ahora permanece todo el tiempo callada y tan solo me mira con cara interrogante y asustados ojos de gata perdida, mientras permanece todo el rato subida al alféizar de la ventana que da a la Calle Reina del Salto al Vacío.


                                                                                            acróbata

7 comentarios:

  1. Buenísmo el relato! Y llegar a esa calle...

    Saludos muchos, lindo finde.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué es locura y qué es cordura? Probablemente inventó la locura el que creó la palabra loco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Joder....

    Estoy picando cerca, ahora no sé si a la mirada de gata perdida, al sofá o a la ventana que da al 8vo piso...


    Bueno, no he de preocuparme, al final, creo es genético.

    Abrazos de extravío

    ResponderEliminar
  4. Supongo que no tendrás ningún problema en hacer un par de acrobacias para subirte al alféizar y rescatar a la gata perdida ¿no?

    Saludos desde el Olimpo, donde agracedemos tu visita.

    ResponderEliminar
  5. Ese final, magnífico, tiene tantas lecturas como lectores seamos.....jajajaja.....

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Tomás,
    No te fies nunca de los psiquiatras están de atar, pero lo disimulan...¿ Qué le habrás contado?

    me ha encantado leerte.

    Un abrazo amigo.

    Aloe.

    ResponderEliminar