martes, 2 de noviembre de 2010

Tú y yo.


Tú y solo tú, eres el suave mordisco
que tanto ansía mi erizado cuello,
y el húmedo suspiro enamorado
tan buscado por mis caricias.

Y yo, qué soy yo,
un verso que no encuentra su poesía
o acaso una poesía a la espera de su día.

Tú y solo tú, eres el dulce bocado
que tanto desea mi solitaria boca,
y el apasionado gemido nocturno
tan esperado por mis oídos.

Y yo, qué soy yo,
una letra que en ti vaga perdida
o tal vez una palabra por tu corazón temida.

Tú y solo tú, eres la trémula desnudez
que tanto anhela mi palpitante piel,
y el tenue susurro ardiente
tan soñado en mis frías vigilias

Y yo, qué soy yo,
un efímero recuerdo de paso por tu vida
o quizá un breve olvido parado en tu memoria.

Tú y solo tú, eres el adictivo aliento
que tanto necesita mi pecho,
y la profunda mirada callada
en mis ojos tantas veces reflejada.


                                                                                          acróbata

3 comentarios:

  1. Qué lindo es despertarse y deleitarse con tus versos mientras salió el sol y el café está caliente.
    Un gusto leerte, siempre.

    Besos desde Italia,

    Clara

    ResponderEliminar
  2. Ella, no sé ella, pienso una flor maravillosa para que tu pluma se detenga...
    Tú, eres tú poesia ibérica, olas de mar, insomne pupila y memoria de los que tienen el privilegio de llamarte, amigo.

    Bellas letras Tomás, abrazos amigo mío.

    ResponderEliminar
  3. Y la poesía sos vos, y el poema te busca, te espera y te llega. Aquí, decimos, cuando a alguien no le gusta demasiado el tango: "no te preocupes, el tango te espera", y el poema espera de vos solo que tu mano lo dibuje.
    Un beso mejor, pa' frenar el delirio de mi comentario, jajajja
    Te quierooooooooo amiiiiiii!!

    ResponderEliminar