sábado, 20 de noviembre de 2010

No te merece.



Avanzan temerosos los grises
por el cielo soleado del medio día
en eterna persecución del negro
que espera al final de cada jornada.
Y todo pequeño aliento diurno
termina en noctámbulo lamento callado
cuando cambias libertad solitaria
por conocido presidio acompañado.

Tratas de engañar el clamor de tu pecho
mordiendo el grito que atraganta tu alma
evitando así lo que sabes inevitable,
ahogando con tus manos la última razón
que bracea al fondo de tu corazón
por romper el cerco que cercena tu libertad.

No son brillantes perlas emocionadas
las que al anochecer asoman
por la trémula presa de tus ojos,
ni blancos regueros de luna llena
los que al alba quedan
en la púrpura senda de tus pómulos.
¡Es llanto que vela el horizonte de tu mirada!
¡Es huella callada de tu piel maltratada!

No te engañes, no cambiará,
acaso puede el palo ser caricia
y el látigo terso paño de seda….
¡No, no, no!
No hay clavos que justifiquen esa cruz
ni pretéritas noches de alegrías
que merezcan apagar tu última luz.


acróbata

8 comentarios:

  1. No, no hay clavos que justifiquen esa cruz...

    Hermoso poema amigo....
    Mis saludos

    ResponderEliminar
  2. Uno no puede dejar de recordar con ciertos poemas alguna vivencia de épocas, por suerte remotas.
    Buenisimo tu poema. Un beso de sábado y un abrazo de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Hay veces que uno ama tanto, que se le ciega la razón, que solo ve lo que quiere ver y niega la realidad. Otras crees que ya vendrán tiempos mejores que esto es una mala racha y todo volverá a ser como antes. Otras crees que la culpa es tuya, que no mereces ni el aire que respiras....Y entonces tu alma ya está volatilizada, sola, ya no eres persona y eres marioneta en sus manos, las que abrazaban ahora solo amenazan, las que deberían proteger solo dañan ......

    Cuanto sufrimiento en el silencio de un hogar...
    Y lo que rompe toda logica es, que a ese hombre lo ha educado una mujer..¿? Esto me hace la cabeza polvo.....
    Un gran poema para replantearnos muchas cosas de esta sociedad....

    besos...

    ResponderEliminar
  4. Presidio acompañado...imágen contundente Acróbata. Que no sea la última Luz.
    Saludos muchos.

    ResponderEliminar
  5. Un gran poema Tomás.

    Un tema demasiado frecuente, demasiado traido y contado y a su vez demasiado, demasiado callado.

    Gracias por tu sensibilidad.

    un abrazo amigo.
    aloe.

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Begoña... se silencia demasiado.
    La verguenza, el miedo y sentirse la propia culpable hacen aún mayor el riesgo de seguir sufriendo.
    Nunca es justificable el maltrato, ¡nunca! nadie tiene derecho a robarle la vida y la libertad a otra persona.
    Un gran poema, reflejando una triste realidad, que por desgracia cada día aumenta mas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. bravoooo !!!!
    no es que no se la merezca, es que no se merece absolutamente, nada.ni tan solo un adjetivo.
    abrazos

    ResponderEliminar
  8. De acuerdo con todos los anteriores amigos, no existe mayor presidio, que el que nosotras mismas en nuestra ceguera somos capaces de imponernos, definitivamente creo, el amor es libertad, cuando la libertad del alma falta, se alejan los cuerpos, se pierde el alma, la caricia es un grito forzado y nada existe.
    Creo depende de la misma mujer ocupar y exiger su espacio.

    Gracias por tus letras amigo mío.

    Besos

    ResponderEliminar