jueves, 25 de noviembre de 2010

Guardemos las formas.



…Por favor sigamos guardando las formas que este mundo está lleno de muy buenos pensamientos de un solo instante y de largos olvidos del resto de la vida, eso sí con el decoro y la etiqueta que requiere el protocolo, nada de saltarse el guión de los buenos modales aunque sea por motivos reales, por favor, la imagen amigos, la imagen lo es todo, que más da el sabor del bocado a comer, lo realmente importante es la presentación, no vaya a ser que alguna mirada siempre dirigida donde no se pueda manchar con los lodos de la verdad se escandalice y tache nuestra bien ganada reputación a base de ser convenientes por encima de circunstancias contractuales. Esta noche, si a nadie le parece bien tomaré la sopa bien fría en manchado plato llano y con oxidado tenedor plano, eso si, de pie junto a mi silla vacía y haciendo equilibrios con la pierna izquierda en alto y la mano derecha a la espalda bailando al son de la canción que resuena clara en mi inquieta razón. Por supuesto con tan suculento primer plato no quedará el lamento de mi estomago silenciado y vendrá a bien mi paladar a degustar los apetitosos manjares que nos depara la etiquetada cena de gala de la que rehúyo para estar lo más alejado de ella estando justo allí, donde el blanco mantel con ribetes dorados y motivos monetarios cubre la ignorada y carcomida madera. Nada de acrobáticas cremas imposibles de alimentos impronunciables ni difíciles montajes de bellas imágenes que da miedo desmontar con la destructiva cuchara plateada, para mí, si puede ser, bocadillo de ilusión con mucha pasión, eso si con todo el amor que coja al costado izquierdo de mi corazón. Por último haciendo, como no, gala de mi imprudente manera de conducirme por estos ágapes, no esperaré al postre para lanzar mi opinión sobe el anónimo chef que tan buen gusto tiene para llenar las retinas de los comensales ciegos que cada nuevo día se sientan a la mesa y prestan oídos sordos a los millones y millones de estómagos que ya no les quedan ni fuerzas para alzar la voz. La cena excelente para unos pocos a pesar de  saber a nada, a nada que todo tiene y nada valora, a nada que nada espera, nada más que el seguir pareciendo adecuados a los que les rodean y para el resto, ¡ay para el resto! que tan poco importan, bastaría con un mendrugo de pan duro para que fuese mejor, bastaría con las sobras, pero eso si, cómo no, por favor guardando las formas…..


                                                                                               acróbata

11 comentarios:

  1. Las formas son necesarias tantocomo el fondo, lo que ocurre es que no siempre van a la limón.
    Interesante tu esrito, algo irónico con razón, pero no sé que pasa últimamente que todo lo que leo lleva implícita una denuncia social. será que estamos todos muy mal. Sin duda hay algo que no marcha como debiera.

    Enhorabuena por tu prosa.

    Un abrazo

    aloe.

    ResponderEliminar
  2. Me ha resultado excitante leer tu reflexión, ¿Sabes que? Yo tambien me quedo con el bocadillo de ilusión con mucha pasión.
    Se están perdiendo los valores que contienen la razon de ser y de convivir. Y se implanta el de aparentar y poseer.

    Amigo, un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira Tomás, yo os invito a todos a una cena casera, donde no falten los modales y el buen humor, y sobre todo...la buena y respetuosa conversación.
    De primer plato hay un puchero de tolerancia, de segundo un salmorejo de solidaridad, en medio de ellos una buena ensalada de humildad.
    El postre sería un buen pastel de queso, elaborado con ingredientes de paciencia y respeto y por último un buen café lleno de esperanza.
    Ay, se me olvidaban los entremeses... un abrazo fraternal, y una amistad incondicional.
    Bueno, invitados quedais, sólo falta que me confirmeis si venis a dicha cena casera, propuesta con la mejor de las intenciones, con todo el cariño que pondría en ella.
    Ojo...¡soy muy buena cocinera¡
    Este alegato que has hecho, es muy bueno, sabes como mover las conciencias, sin necesidad de hacer acrobacias.

    Un abrazo para ti, amigo murciano.

    ResponderEliminar
  4. Sabés que las formas no se pierden, se esconden, se aglutinan para no mostrarse, porque si se muestran también se descubre parte de nuestro interior. Entonces surge la conducta adolescente del "uniformismo" para no sentirse descolocados ante un mundo globalizado que te arrastra y te arrastra, además los buenos modales no son precisamente el ejemplo, ni de los gobernantes, ni de los medios de comunicación, los chicos y los adolescentes toman más como ejemplo lo anterior que lo que se implanta en la familia, ni siquiera a veces los profesores y maestros guardan las formas, por querer llegar al alumno de manera "cómplice" y no guardando la distancia del respeto. Y la "caridad" empieza por casa, con nuestros hijos, pero antes, con nosotros mismos.
    Recién me despierto Tomás, no me hagás pensar tanto, jajaja
    Besos con malos modales, así de golpe e irrespetuosamente.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias amigas........Por cierto Mari Carmen me apunto sin dudarlo a ese espléndido menú que con gracia y salero andaluz estás dispuesta a cocinarnos, es más, me ofrezco a servirte de pinche, que conste que tampoco se me da muy mal la cocina, al menos aún no se me a quejado nadie, no sé, tal vez callan por educación...jajajaja.

    Eso sí, por supuesto con muy buenos modales, como no podía ser de otra manera.

    Abrazos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, bueno, a mi no me dejen fuera a esa cena, de abrazos, solidaridad y suculentos postres en la mirada, un poco de flamenco para acompañar el vino y eso si, muy buenos modales...me apunto..
    CARAJOOOOOOOOOOOOOO.

    Besos, amigo mío...ya voyyyyyyyyy

    ResponderEliminar
  7. Mayra, me acabo de acordar que hoy tienes una cena muy especial, así que te vas a aponer las botas...comiendo, jejeje.
    Supongo Tomás que si no se te ha quejado nadie, es porque serás buen pinche y se pondría incluir en el menú unas gambitas de Huelva, a la plancha con mucho sabor, a humor del bueno y el vino que lo traiga Mayra, eso si, que sea un Tio Pepe.
    Por cierto, le he dado tu link del blog a un amigo mío de Toledo, que tiene ya escrito dos libros. Le gustó mucho tu poema anterior, el de Antes o después, parece que le gustó tanto... que estuvo toda la tarde leyendolo una y otra vez.
    Bueno ya me despido, eso sí, sin perder las formas y te dejo un gran abrazo andaluz.

    ResponderEliminar
  8. Tu texto es una sacudida, un recordatorio de tanto envoltorio sin fondo. Me acuerdo de aquella canción de Ana María Drack ("papel satinado") que decía: "te quedaste sólo con el envoltorio, papel satinado y celofán, un lazo dorado, una tarjeta y nada más".
    Busquemos las formas del fondo, las que no tienen tan buena pinta, pero son más verdaderas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mira Mari Carmen te lo acepto todo, todo, menos que las gambas sean de Huelva, las gambas de Águilas y más concretamente de las que captura el "Soler Borja"....jajajajaja

    Ya tenemos cena pendiente.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, ahí va el enlace:

    http://www.youtube.com/watch?v=-Wq2nQiYgrM

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Nada de acrobáticas etiquetas. Pero por favor. sí a los sueños y a la ilusión. Para pensar...

    Saludos.

    ResponderEliminar