miércoles, 13 de octubre de 2010

Una historia cualquiera.


Esta es la historia de un imposible, de cuando el viento quería ser mar y la mar deseaba morir cada mañana en su horizonte de brisa y fuego, de una estrella que no se sentía a gusto en el cenit del cielo y buscaba ser cometa para acabar en un efímero destello de luz en la atmosfera de la esperanza. La historia de una espinosa rosa que siempre tuvo más espinas que pétalos y más tierra en sus tallos que sobre sus raíces, de una tenue huella que huía de su paso adelante y de un pie que no gustaba de continuar la paralela senda que le marcaba su inseparable compañero. Esta es la historia que espera no ser contada y a la vez suspira por salir del anonimato, aquella que es eco en la ladera de la silente montaña y silencio en lo más alto de la cima de mi palabra. Esta es la historia que aún está inconclusa y ya llena todas mis cuartillas, la que muchas veces parece el holandés errante y sin embargo nunca mueve ni tan siquiera un músculo para echar a caminar. Esta es la historia que es ligera como alada pluma al viento y continua lastrada por el plomo del conformismo, aquella que no tiene ruedas para alejarse por la sinuosa carretera donde duermen los sueños de los que marcharon y a pesar de todo eso no para de girar y girar a mi alrededor. Esta es la historia que no recuerda su principio pero si tendrá su día final cuando al calendario se le agoten las fechas en negro y el rojo no me vuelva a señalar, ésa que algunas veces le da por expresarse en verso enamorado o esquinado, según haya amanecido su imprevisible pluma y otras muchas en hiriente prosa donde sobran consonantes y faltan vocales para expresar tanto que en el tintero se queda. Esta es la historia de una historia que no tiene ni pies ni cabeza,ni puños ni uñas, pero si un corazón latiendo bien fuerte justo en medio de todo, y es también esa que encierra un enorme rompecabezas donde no faltan piezas a pesar de no poder rellenar todos los huecos que aún permanecen vacíos. Esta es la historia de un hombre que no tiene complejos de Peter Pan pero en muchos aspectos dejó algo atrás que nunca quiso dejar, y además es la de un niño que tuvo que ser hombre a destiempo y todavía sigue añorando los años que le robaron una desgraciada noche de San Juan.
Esta historia es………………… mi historia.




acróbata

3 comentarios:

  1. Por Dios mi querido amigo, que me asustas...
    en tus letras siento dolor, vacío...
    Tú que llevas tanta poesía dentro.

    Un fuerte abrazo amigo mío

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomas. Esta narración tiene algo especial. No se quien eres, que buscas ni que has perdido. Sólo se que escribes poemas y pequeños relatos muy bien estructurados, con una forma un estilo y un vocabulario llamativos y amables(al menos para mí). Se, que los tiempos vienen malos y buenos, tambien para tí, y que nadie se libra de ellos y que no es suficiente leer tus poemas para descubrir cúal es el tuyo.
    ¡Peter Pan!. ¡Qué fácil enamorarse de un Peter pan! Pero siendo Wendy. Lo recuerdo bien. Y que dificil ser Wendy sin un Peter Pan cerca.
    Esta narración de hoy parece desear abrir puertas, tal vez invisibles, desconocidas para otros que no sean tu, convertirse en un rompecabezas que no ha perdido piezas, pero que tal vez no se ha montado sobre el adecuado tablero. Y no te gusta.
    No quiero pecar de nada, sólo agradecer que sin intención me hayas relatado en un instante casi una vida .

    ResponderEliminar
  3. Hay historias que quedan truncas a lo largo de la vida, pero que también la carencia hace historia. Y muchas hogueras de San Juan se han apagado, pero sigue latiendo en las brasas lo que nunca será ceniza, el rescoldo que siempre perdurará, en nosotros tu poesía, en vos, tu inagotable talento. Un beso gigante

    ResponderEliminar