sábado, 9 de octubre de 2010

Sabes bien.


A veces deseo ser sueño
en las sabanas de tu lecho
y en otras muchas dueño
del murmullo de tu pecho.

Mas siempre he vivido
por ser el cálido viento
que quedara en ti prendido
como único y eterno aliento.

No solo busco tu gemido
en las noches de bravura
y el silente suspiro nacido
de tu ardiente amada figura.

Sabes bien lo que anhelo
y por lo que hoy muero
ser de tu vida el cielo
más allá de un simple te quiero.


                                                                                       acróbata
 

2 comentarios:

  1. Tomás

    Escribes hermoso, es un encanto leerte.

    Felicitaciones

    Un abrazo

    Edmée

    ResponderEliminar
  2. Que manera de querer tan auténtica, no sólo la pasión cubre tu amor, ahondas mas aún, quieres su alma, su ser...qué bonita forma de amar, llegar a la verdadera plenitud.
    No sólo eres su cielo, eres su firmamento. No se quejará la andaluza... digo yo.
    Un abrazo, amigo murciano.

    ResponderEliminar