martes, 12 de octubre de 2010

Preguntas públicas.


¿Necesita el esbelto cisne alado
llamar la atención en la pública laguna
para que el brillo de todas las miradas
se detengan una y otra vez
en su elegante porte bello?

¿Y el hombre, lo necesita realmente
o acaso el solo se sobra y se basta
 para ridiculizarse sin necesidad de ayuda externa?
¿Dónde quedó el valor de la modestia?

¿Necesita la majestuosa águila real
realizar incongruentes acrobacias aéreas
para detener los inagotables suspiros
que levanta cuando sus lejanos vuelos
colman la horizontalidad de nuestros ojos?

¿Y el hombre, en alguna ocasión
será consciente de su verdadera valía
y dejará de realizar bochornosas exhibiciones?
¿Dónde quedó el valor de la prudencia?


                                                                                                    acróbata

3 comentarios:

  1. Cada vez que el hombre vaya involucionando y sientiéndose cada vez menos valorado y le vaya mermando la autoestima, es cuánto más necesitará demostrar(se) lo contrario, incluso hasta inmolar toda conciencia, incluso la del ridículo. Es una línea tan delgada entre el pedante disfrazado de modestia y el humilde que a veces es de temer no notar esa diferencia.
    Pero sí se nota que tus pòemas mueven reflexiones profundas. Y hablando de ésto mismo, recibiste mail en contestación al tuyo con esa propuesta? Besos mi querido ami

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás.

    Creo que el hombre en si mismo es una pregunta constante.
    Lo demás son inventos que hacemos notar ,porque cada vez somos más conscientes de nuestra Grandeza-minúscula.

    Pero el hombe ES aunque muchas veces no lo sepa y se realiza Siendo, tal vez lleguemos algún día.

    Buen poema.

    Un abrazo, amigo.

    Begoña.

    ResponderEliminar
  3. Creo somo transeuntes con un signo de interrogación a cuestas....

    Vanidad de vanidades, todo es vanidad...

    Eres tan intensamente profundo Tomás que te juro, asustas.

    Un apretón de esos, que hace tiempo no te doy.

    ResponderEliminar