martes, 19 de octubre de 2010

Mi niña.


La niña de mis sueños despiertos
es de porte altivo y estilizada figura,
con unos preciosos ojos pardos
colmados de expresivas miradas,
llenas de futuro, llenas de alegría.

La niña de mis desvelos dormidos
es de paso seguro y firme por la vida.
Profundas huellas deja en su caminar,
con su sonrisa cargada de luz celestial
que regala allá por donde va.

La niña de mis sueños dormidos
es de constante presencia en mis días,
con su larguísima melena rizada al viento
va llenando todos los rincones de mi alma
entre bromas y ocurrencias suyas yo respiro.

La niña de mis desvelos despiertos
es de fuerte personalidad y genio explosivo,
con un gran corazón lleno de fuerza y amor
creciendo a mi lado desde su primer llanto
se ha convertido en la mitad de mi vida.



                                                                                                        acróbata


La niña que atesora la mitad de mi corazón
tiene tan solo trece años,
se llama Nieves y es mi hija mayor.


                                                                                                        

4 comentarios:

  1. Que precioso poema a la niña de tus sueños y tus desvelos.
    Los hijos nos hacen generar un amor infinito; desde que nacen somos testigos de sus evoluciones.
    Nos regalan diariamene sus dulces voces, sus abrazos fuertes, sus miradas, sus protestas, sus risas, sus pataletas ...todo en ellos es digno de convertirse en el tesoro mas grande que jamás haya existido.

    Un gran abrazo.
    Kiya

    Y que

    ResponderEliminar
  2. Una belleza que emociona, esa niña tan hermosa está reflejada en tu mejor poesía, ser su papá.
    Precioso. Un beso enorme para los dos.

    ResponderEliminar
  3. un camino llano y amable, para Nieves (bis) !

    ResponderEliminar
  4. Nievecilla, siiiiiiiiiiiiiiiii, linda muchachita, muy parecida a su papi....ayy, dentro de poco andarás corriendo y los muchachos a rondar como gavilanes...
    Tomás son tan hermosos los hijos, la fuente de nuestros desvelos, nuestras ansias y anhelos y ese futuro que luchamos, por ellos, para ellos.
    Dios bendiga sus caminos y logremos este mundo hacerlo un poquito mejor, para un hermoso futuro.

    Besucos

    ResponderEliminar