miércoles, 27 de octubre de 2010

La mar.


La mar hasta mi alma llega
con largos dedos de espuma
y resecos labios de espera,
con amaneceres rojos de fuego
y atardeceres plenos de llamas.

En mis desplegadas velas blancas
cubiertas de sol, salitre y mar
el viento norte gime libertad,
y el murmullo de las grandes olas
quiebra el silencio de la soledad.

Son mis latidos dos viejos remos
bogando siempre de cara a la vida
donde el gran azul es sangre fresca
navegando por mis venas marinas
plenas de corrientes, temporales y mareas.

La mar y su llamada en mi ha quedado
como ancla, puerto y desfiladero,
donde mis versos sudan salitre
y mis recuerdos son fuertes cadenas
que por siempre me amarraran a ella.


                                                                                         acróbata

7 comentarios:

  1. Muy hermoso tomás, enhorabuena.

    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  2. La mar siempre cautiva, es como un enigmático llamado de antigua afinidad, hermoso poema, felicitaciones
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Tus letras se funden con el mar y se vuelven olas...

    Precioso amigo mío

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Ese mar metafórico de tu poema, hace que se produzca una pleamar de sensaciones, las velas blancas desplegadas como dos brazos extendidos en esta inmensidad que es la vida, y lo remos de los latidos, no hacen otra cosa que llevarte por este rumbo de la poesía como un maramante acompaña al buque de la emoción hasta puerto seguro.
    Una belleza de poema que hace que uno al mismo tiempo delire en la cosa poética.
    Un besón porteño, del puerto de la amistad y del mar del afecto inmenso

    ResponderEliminar
  5. Te felicito por estas letras, que son tan tuyas, como tu eres del mar.

    Cuando veo tus fotografias del Mar, pienso en lo afortunado que eres al poder ver con tus propios ojos lo que la naturaleza en ese dia te mostro. Tu lo inmortalizas y lo compartes con todos. E indivilamente para mi esto es grandioso porque yo a diario solo veo Tierra.
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. Versos impregnado de salvajes olas que están llenas de emociones, de sonoras caricias que se escuchan al atardecer cuando chocan entre las rocas y mojan la arena...
    Sigue inmerso en ésa mar Tomás, donde tus sentimientos se dejan sentir al compás de tus latidos, como bravo capitán que lleva a su barco a buen destino... la poesía.
    Un gran poema que me ha hecho ver el verde del mar y el azul del cielo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema, compartimos el amor por el mar, cofre de recuerdos, sensaciones...sueños...
    Un saludo,

    Claire

    ResponderEliminar