viernes, 29 de octubre de 2010

Inconveniencias convenientes.


Que gran inconveniente sería el ser convenientes
y conformarse cada uno con aplicarse a lo suyo:

El carnicero trajinando entre cuartos traseros y costillares
con clientas de lengua afilada y sus cuchillos sin filo alguno.
El agricultor con el azadón a cuestas y las manos encallecidas
con sus hortalizas bien sabrosas y sus verduras por los suelos.
El pescador golpe de mar viene, golpe de mar va
con sus redes llenas de desencanto y su cesto vacío de capturas.
El minero con su embetunado rostro y su tos perpetúa
caminando por la carretera camino de la capital.
El camionero presionado por llegar a destino sin demora
y a la vez eterno sospechoso de conducir demás.
El obrero industrial con su mono de trabajo impecable
negociando indemnizaciones en impersonales despachos.
El sindicalista almorzando con el político de turno
para luego a la tarde exaltar a las muchedumbres paradas.
El médico ajustándose a un baremo económico a cumplir
y un sin fin de pacientes con insuficiente diagnóstico.
El maestro vocacional aburrido por la indiferencia general
y el titulado sin ganas de enseñar deseando acabar la clase.

Y así se podría seguir indefinidamente, ¿no echáis de menos a nadie?,
¿dónde quedó el pintor, el poeta, el músico, el escultor, el artista en general?
Si no fuésemos aún tan hermosamente inconvenientes
y no estuviésemos tan perdidamente llenos de contradicciones
cada uno tan solo se dedicaría a su labor diaria
y no habría lugar para dar rienda suelta a la inagotable imaginación.
Pues nunca deberíamos olvidar una vieja realidad,
casi todos los creadores de humo, sentimiento y suspiros:

Antes que pluma fueron pico y pala,
antes que pincel fueron azada y vara, 
antes que lira fueron plomo y sedal….

¡¡Antes que impersonales curriculums somos personas!!


                                                                                          acróbata.

4 comentarios:

  1. Esos juegos de palabras que ya, desde el título nos imponen una reflexión, son tuyos, impecablemente tuyos y con tu estilo.
    Por suerte somos contradictorios, en buena hora somos duales por momentos, si no existiera el "no", el "sí" estaría de más, y antes de ser poema o carnicero o ser humano, debimos pasar por varias dualidades, incluso sexualmente, no hay más que leer la teoría de la evolución psíquica. Una maravilla para guardar.
    Besos...o no...bueno, no sé, hoy estoy contradictoria.

    ResponderEliminar
  2. no tengo ningún inconveniente, en ser en ocasiones inconveniente.va por cuando soy conveniente.
    por cierto, no es conveniente que te cuente, donde perdí mi currículum.
    abrazos

    ResponderEliminar
  3. Sin palabras, porque estoy llenita de contradicciones, a veces he pensado si soy bipolar...uyyyyyyyyyyyyyyyy, pero al final me busco entre tantas contadicciones e incoveniencias, hago de las dos partes una, y me encierro en el mutismo requerido, por la evolución psíquica que refiere Susana...
    Oye amigo mío, por un lugar dijeron fué tu cumple..
    Ves...una contradicción, con tanto que te quiero y se me olvidó...

    En fin, estás siempre en mi corazón, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Extraordinaria reflexión Tomás, todos tenemos un inconveniente y queremos ser convenientes...
    Zapatero a tu zapato, pero después de la obligación, llega la devoción y es ahí cuando asoma la pluma que nos transporta al mundo irreal y fantástico, aunque a veces se mezcla con el real, dejando apuntes de nosotros mismos.
    Aquí veo a un artista que sabe pintar con pinceles entre versos, impregnados de la música de una lira... afinada de sentimientos.
    Un gran abrazo, de tu amiga andaluza.

    ResponderEliminar