jueves, 21 de octubre de 2010

El valor de la sinceridad
no radica tan solo en el hecho
tal vez es más reseñable
el dónde y el cuándo
haces uso de ella.


                                                                 acróbata

6 comentarios:

  1. ES verdad, y para que tenga más valor también debemos ver de qué coherencia interna se nos ha gestado para emitirla como corresponde, con toda el alma.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, eres el verbo en la oración amiga Susana.

    Abrazo grande cruza charcos para ti.

    ResponderEliminar
  3. utilicémosla siempre !
    precioso, gracias.
    fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. La sinceridad,es uno de los dones que hacen al ser humano,más libre y más integro;porque te hace ser fiel a ti mismo.

    ResponderEliminar
  5. Jamás se puede vetar a la sinceridad, ni en un momento, ni en un lugar ... por mucho que nos tiente la voracidad o el dolor que a veces infringe. Es el único motivo real en la vida. Con el paso de los años, somos sinceridad, máxime con nosotros mismos.

    Gracias por esta bella reflexión, me encanta!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por vuestro paso por aquí, por cierto Ana, en algo difiero de tu acertado comentario, por suerte o por desgracia vengo bastante tiempo observando que con el paso de los años se suelen ir acentuando las canas, las arrugas y las costumbres, por lo tanto si uno es deshonesto hoy, raro es que mañana torne a honesto, mas bien suele aumentar su grado de deshonestidad.

    Abrazos

    ResponderEliminar