miércoles, 6 de octubre de 2010

Distancia.


Si del silencio de tus labios
hasta el brillo de mi mirada
hay la misma distancia
que desde el velo frío de tus ojos
hasta la palabra parida de mi boca,
por qué siento a cada segundo
como tu corazón se aleja más y más
del latido profundo de mi pecho.

Si del suspiro retenido por tu garganta
hasta la página abierta de mis manos
hay la misma distancia
que desde el libro cerrado por tus dedos
hasta el aire exhalado de mi aliento,
por qué a cada instante siento
como ya no buscan tus pasos
las estelas de mi pedazo de cielo.


                                                                                      acróbata

5 comentarios:

  1. Hola Tomás, cada vez te leo más profundo... tanto que sin querer hay momentos que me tropiezo contigo por esos laberintos del pensamiento.

    Un abrazo,

    aloe.

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces, los leo, y no puedo evitar enmudecer....

    La distancia es para nuestros pensamientos como las mareas, vienen y van, mientras que tratamos navegar en el mar de los recuerdos...

    Hermoso Tomás,

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Del silencio de unos labios a una mirada no sé, pero la distancia que recorre la emoción hasta llegar al suspiro del plexo, es mínima, y acorde a la sensibilidad al leerte.
    Me quedo releyendo, preparate un cafecito, porque sigo estando. Besísimos.

    ResponderEliminar
  4. tengo la solución al problema !
    tanta pasión, no tiene remedio.
    abrazo matemático

    ResponderEliminar
  5. Hola acróbata. No siempre me resulta fácil comentar uun poema que no es mío. No conozco a quien lo ha escrito, a tí; desconozco si relatas trazos de sentimiento o pintas con letras tu imaginación. No me atrevo a decir nada, sólo..., que a veces me parece una gran suerte tener cerca el mar para que conteste a nuestras interrogantes. Un beso.

    ResponderEliminar