martes, 5 de octubre de 2010

36


Hoy tengo la edad
que tenías cuando marchaste
y en mi sensible alma
siguen apostadas a la espera
dos únicas palabras
para una despedida.
Casi cien días
apagándose la llama
de tu vida
y no hubo ocasión
de ni tan siquiera
despedirnos.
Una tarde de otoño
mientras se deshojaban
las ramas de los árboles
y partían del cielo
las últimas golondrinas
llegó el final de tu sufrimiento
y el principio de mis tristezas.
Por un largo pasillo
te llevaron para siempre,
tan solo un instante
se cruzaron nuestros ojos,
no hubo tiempo para más.
Dos gruesas lágrimas 
resbalaron en silencio
por mis mejillas de niño
y tan solo me pudiste consolar
con una profunda mirada
cargada de amor y ternura
que aún, a pesar de los años,
llevo siempre clavada
en el fondo de mi corazón.
Ese fue nuestro adiós,
sin un solo segundo
para poder decirte
lo mucho que te necesitaba,
sin siquiera un…….. te quiero.


                                                                                acróbata

3 comentarios:

  1. Amigo querido, te leo y te siento, y me conoces...no puedo evitarlo.
    La luz se alejaba por un pasillo largo, incomprensible a tus cortos años, pero el amor infinito de su mirada, sembró lo que eres hoy, ese marinero de aguas perofundas, en las que navegas sabiamente desafiando temporales, porque se iluminan con esa luz que nunca muere, y en ella sembradito en su corazón, el te quiero que nunca fué dicho, porque aveces, las palabras no son necesarias para una madre...

    Sabes, nunca escuché un te quiero...

    Hoy, tengo ganas de abrazarte fuerte, mi querido amigo de siempre.

    Mayra

    ResponderEliminar
  2. Amigo Tomás,
    Dos únicas palabras, que una madre las siente y las dice desde que te lleva en su vientre.
    Dos úncias paras, que no se oyen, pero que una madre sabe transmitirlas con la mirada.

    Un especial abrazo,
    María Isabel.

    ResponderEliminar
  3. Hola Tomás, hermoso recordatorio, imágenes grabadas en nuestro ser, que nos acompañan y nos cuidan siempre , aunque nosotros no los veamos, ellos están.

    Un beso.

    B,aloe.

    ResponderEliminar