jueves, 30 de septiembre de 2010

Viejo amigo.


De tantas y tan distintas maneras
has sido en alguna ocasión nombrado
que tal vez no queden ya metáforas
para describir como mereces
tu enorme y tal vez olvidada valía.
Pero permíteme querido y viejo amigo
intentar sumar unas pocas más
al ya de por si repleto bolsillo que luces:

Novel escritor de sueños bien despiertos
y experimentado censor de desvelos mal dormidos.

Seguro trazador de sentimentales rectas torcidas
y nervioso compás de monótonas curvas diestras.

Torpe pintor de hermosos lienzos versados
y refinado pincel de prosaicos cuadros olvidados.

Insensible escultor de marmóreas lápidas anónimas
y emotivo cincel de famosos epitafios tallados.

Vieja mácula de apasionadas cartas escritas
y joven borrón que su amor versa y publica.

Vociferante propulsor de muchas mentiras creídas
y silente degollador de tantas verdades ocultas.

Transparente contenedor de líquidas pasiones
y opaco depósito de tantas soledades calladas.

Poderosa arma en las manos adecuadas
inofensiva defensa para los que no lo utilizan.

El siempre fiel compañero en los días soleados
y como no también en las frías noches oscuras,
el valiente fusil de madera con alma de carbón
mi tierno y sensible amigo…… el lapicero.


acróbata

4 comentarios:

  1. Bueno Tomás , hermoso ,hermoso poema: Me parece tan de recibo que le dediquemos versos a estos útiles que tanta compañía nos hacen.
    Soy una enamorada de este tema, a los lapiceros, a los cuadernos, a las palabras ,signos, y a todo aquello que nos permite expresarnos de esta manera.

    Gracias por hacerlo con tanta belleza.

    Un fuerte abrazo.

    Begoña.

    ResponderEliminar
  2. No solo es amigo, sino el vehículo que nos transporta nuestros sentires hasta los dibujos de la emoción que llaman letra. Y leerte es recorrer la geografía de las palabras en la ruta de la poesía que tanto me gusta leer.
    Besos firmados con el lapicero del cariño

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso, espectacular y fiel amigo, que desahoga sentires y mitiga esperas, arma indiscutible del poeta, agradecimiento de tus amigos por permitirnos leer la bella poesía que escribe, si lo empuña tu mano.

    Un besote de esos

    ResponderEliminar
  4. Tengo que reconocer dos cosas; que te leo 1 vez porque no se consume tu original y diversa llama de inspiración; y que te leo 2 veces porque me doy cuenta de cúanto me falta para llamarme poeta. ¡Que voy a hacer si nada de todo esto tiene remedio!
    El poema me parece original, reflexivo, de buen gusto... y por eso, un poco envidiado. Unbeso.

    ResponderEliminar