sábado, 18 de septiembre de 2010

A veces.


Acaso llega el alba a la mañana
o es mas bien la noche la que marcha
hasta la desconocida morada
donde amarras las letras
al tierno lecho de tu palabra.

A veces le escucho al silencio
el dulce aliento de tus versos
golpeando sin descanso
en la aldaba de mis oídos.

Acaso llega el ocaso a la tarde
o es mas bien el día el que marcha
hasta la lejana senda
donde reinventas consonantes
para tus hermosas vocales.

A veces le pregunto al viento
por donde queda el adictivo eco
que emana de tu amada poesía
cuando te leo tanto sentimiento.



acróbata

1 comentario:

  1. Hermosas letras mi querido Tomas.....de eso se nutre la poesía, no de métricas ni patrones pre-establecidos, se alimenta de sentimientos, ellos son los únicos capaces de lograr esa adicción maravillosa, porque cuando leemos, estamos desnudando la piel y encontrando el corazón.
    A veces...

    Un abrazo de esos, amigo

    ResponderEliminar