martes, 21 de septiembre de 2010

¿Por qué?

¿Por qué ser pesada bala de cañón
en busca del farallón de tu calor,
si puedo volar directo a tu corazón
como ligera flecha cargada de amor?

¿Por qué ser áspera manta de algodón
asfixiando tu acalorada desnudez,
si deseo vestir tu piel de mujer
con mis sugerentes encajes de pasión?

¿Por qué ser amargo jugo en tu boca
paladeando insípidos manjares fríos,
si ahora espero endulzar tus atardeceres
con las fogosas caricias de mis labios?

¿Por qué ser tan solo apasionada noche de verano
en el acantilado lecho de tu cariño,
si deseo acompañar tus noctámbulos gemidos
cada una de las madrugadas del año?

¿Por qué ser pálida arena entre tus manos
escapando segundo a segundo de tus sueños,
si anhelo despertar a cada nuevo amanecer
en el profundo mar otoñal de tu mirada?


acróbata

2 comentarios:

  1. Sabes Tomás, no puedo echarte flores tan solo leer despacio para que cada sentido se quede impregnado de tanto sentimiento que depositas pegadito a tus versos.

    Enhorabuena, me encanta.

    Un abrazo.

    B. aloe.

    ResponderEliminar
  2. Confio,obtengas respuesta a tan apasionada batería de preguntas y sean favorables a tus intereses.
    Gracias,por tu visita al "cigarro".
    un abrazo

    ResponderEliminar