martes, 7 de septiembre de 2010

Me cansa.


Me cansa la falsedad en las miradas
y el falso brillo de los ojos evasivos.


Me cansa el semáforo en rojo
y aún más la indecisión del ámbar.


Me cansa el vivir con el que dirán
y los que critican como viven los demás.


Me cansa la comisión bancaria
y los errores siempre a favor del capital.


Me cansa la larga fila del INEM
y los obreros trabajando sin cobrar.


Me cansa la pregunta sin sustancia
y la sustancia oculta en la respuesta.


Me cansa el gracioso de turno
y sus bromas sin fundamento


Me cansa el adolescente descarado
y también el pasota desgreñado.


Me cansa el doctor que no habla
y la respuesta técnica que a veces da.


Me cansa el tabique de papel
y las discusiones vecinales


Me cansa la cola del supermercado
y la cajera que no responde al saludo.


Me cansa la palabra ofensiva
y el silencio que desprecia.


Me cansa el calor de agosto
y por supuesto el frío de enero.


Me cansa la mascota abandonada
y mucho más el amo del animal


Me cansa el papel arrojado al suelo
y que decir del chicle en el zapato


Me cansa la televisión basura
y aún más los que la consumen

Me cansa no estar a tu lado
cada vez que me siento cansado.



acróbata

2 comentarios:

  1. Hay tanto que nos cansa,como bien dices, que al llegar la noche y cerrar los ojos, caemos abatidos.
    Escribes con letra bien clara, lo que nos acompaña en la vida. Ahora entiendo porque siempre voy tan cansada.

    Me han encantado tus letras.

    ResponderEliminar
  2. Me cansa que me canse, el cansancio de la espera, la rutina me incomoda, el conformismo me asfixia, pero retomo equilibrio, cuando leo como ahora letras que evitan la tendencia a cansarme....

    Un abrazote de esos...

    ResponderEliminar