miércoles, 29 de septiembre de 2010

Lecho de amor.

Duerme la mágica noche embrujada
en la húmeda esquina de tu mirada
mientras el delgado amanecer
de mis apasionadas caricias amantes
recorren la emergente luz enamorada
que ilumina tu trémula piel desnuda.

Sueña la pálida luna solitaria
en la inclinada cornisa de tus gemidos
mientras el ardiente aliento primaveral
de mis fogosos besos viajeros
desatan la nerviosa pasión callada
que amarra tu íntimo sueño reo.

Despierta el pálido brillo marino
en el curvo horizonte de tus suspiros
mientras la tenue brisa nacida
de mis dulces susurros vertidos
rellenan el profundo cuenco
de tu amanecido lecho de amor.


acróbata

3 comentarios:

  1. Hola Tomás, en este caso !quién fuera mar¡ pero como dijo el poeta..." Mar enamorada", el poeta hablaba de polvo enamorado, pero la mar salda, también es una dama que sabe mucho de amores, de amores marineros.
    Precioso poema y sentido; un gran poema.

    Un fuerte abrazo, amigo

    aloe.

    ResponderEliminar
  2. Preciosas letras y sueños reos....


    Mi abrazo apretadito de siempre, amigo

    ResponderEliminar
  3. Me hizo pensar en los maramantes, esos barquitos que siempre acompañan y remolcan fielmente a otro. Y también arrancan suspiros de sirena cuando lee bella poesía. Grande Tomás!! La ternura se puebla en tu corazón de poeta. Besotes

    ResponderEliminar