miércoles, 22 de septiembre de 2010

Cualquier creencia prestada
a los malos presentimientos
es una estupenda manera
de amargarse la existencia.

2 comentarios:

  1. jajajaj, si ,mejor no mencionar la soga,,, eres tremendo, a eso le llamo yo puntería.

    Muy buena la reflexión... un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, cierto. Y menos mal que a veces nos da por prestamos ello, porque los presentimientos al menos nos pone en alerta para cuando llegue el momento.

    ResponderEliminar