sábado, 25 de septiembre de 2010

Con ella

De su larga cabellera oscura
caen finas hebras nevadas,
inmaculadas vetas plateadas
enmarcando la amada faz desnuda
de su bello rostro enamorado.


Es la franca mirada de sus ojos
una serena laguna otoñal
donde sumerjo yo mi alma
a cada nuevo ahogo acumulado.


Son sus tersos labios escarchados
el permanente oasis de mis sueños
cuando vago perdido y solitario
por entre los áridos desiertos
que ocupan gran parte de mis días.


Abrazado a sus tiernas caricias
late en mí el apasionado deseo
de permanecer fundidos
en un eterno sueño amante
donde ella sea el tibio suspiro
que colme la geografía de mi lecho
y yo el ardiente aliento tatuado
en la dulce piel de su pecho.

acróbata

5 comentarios:

  1. Hermoso querido Tomás, estas emociones para empezar mi día, leyendo estas letras, y debo bajar a tierra para empezar a cocinar, y a todo eso, jajaja. Besos y muchos

    ResponderEliminar
  2. Con esa enamorada predisposición,la travesía del desierto,debe hacerse más corta,como más amena.
    abrazo

    ResponderEliminar
  3. Quien fuera mirla y entre sus vuelos encontrarse en el nido de tus deseos. Note asustesssssssss, es un verso nada más. jajajaj pero es que ... ojú mi arma.

    un abrazo amigo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  4. Josuuuuuuuuuu

    No me puedo quedar sin exclamar la admiración por tus letras,al igual que mis amigas que ya te comentaron, soy mujer, y me siento transportada al leerte, a la geografía de tus sentimientos.

    Un abrazo mi querido amigo de siempre.

    ResponderEliminar
  5. Alguna vez leí que un hombre que ha sabido amar a una mujer al lo largo de su vida, sabe mas de mujeres que el que ha conocido a mil ujeres. Un saludo.

    ResponderEliminar