lunes, 27 de septiembre de 2010

Al igual.

Al igual que se desprenden
las vencidas hojas del otoño
con las primeras ventiscas de Noviembre,
se estremecen mis solitarias consonantes
ante la dura ausencia de tus amadas vocales.

Al igual que se marchitan
los tiernos brotes de los campos
con la larga sequía de Agosto,
se deshidratan mis sensibles versos
cuando ya no siento tus ojos sobre ellos.

Al igual que se hielan
los cristalinos charcos de los caminos
con las heladas madrugadas de Enero,
se congelan mis tiernos alientos
ante la segura pérdida de tus callados suspiros.

Al igual que se disipan
las brumosas calmas marinas
con los traicioneros sirocos de Abril,
se ahogan mis tibios recuerdos
cuando tan solo escucho la voz de tu silencio.

acróbata

3 comentarios:

  1. Hola Tomás:
    Que hermoso poema, no sé muy bien que es lo que nos hace escoger, este o aquel... son tantos versos... pero a veces nos quedamos enganchados en un hilo... y ese va tejiendo despacio eso que nos envuelve y nos da calidez.
    Gracias, por tan bella expresión.

    un abrazo,

    aloe.

    ResponderEliminar
  2. Se marchitan los brotes, se hielan los charcos, pero una poesia tuya nos da un calorcito especial en el regazo del alma.
    Grande Tomás!!!!

    ResponderEliminar
  3. Leo tu poema, lo vuelvo a leer, y cuando he terminado lo inicio otra vez.
    Es imposible no sentirse por un momento temeroso que tanta ausencia se haga presente.

    Un abrazo amigo.
    Kiya

    ResponderEliminar