jueves, 23 de septiembre de 2010

Adicción

De qué pegadiza melodía
están tatuadas tus sonrisas
para crearme esta adicción
que se apodera de mí
y no me deja vivir
sin los latidos de tu canción.

De qué peligrosa droga
están bañados tus ojos
para tenerme noche y día
colgado tras tus pasos
y no desear nadar más allá
del mar de tus miradas.

De qué adictiva letra
están compuestas tus palabras
para ahondar la sima
de mis profundos silencios
y no poder respirar
sin el aliento de tus versos

De qué embriagador licor
están colmados tus labios
para emborracharme el alma
con tus cálidos besos
y encadenar mis resacas
a la sombra de tu espalda.


acróbata

3 comentarios:

  1. Maravillosa adicción describes querido amigo...
    Inmenso y sublime, sentirse atraído espiritualmente de manera que haga que las letras broten, llenando espacios.

    Un abrazo mi querido Tomás

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás.

    Un poema, profundo, calan muy adentro tus palabras... A veces se ama porque sí, sin que nada ni nadie lo merezca, pero se ama.

    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  3. Ami, mirá que justamente mi ocupacion es la prevención de adicciones, en qué contexto te lo respondo?
    Solo sé que como el refrán, "haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago", soy adicta a tus letras,
    que son como el "ay", que al alma llega, cuando llega alli, allí...se queda.
    Besazos porteños

    ResponderEliminar