viernes, 6 de agosto de 2010

Y no volveré


Tantas veces he sido afilada daga
hiriendo cada uno de estos sueños míos
que me cansé de sangrar entre desvelos.
Utilizaré el frío acero ensangrentado
de mis silentes días verticales
para cortar de un solo tajo
las ligaduras que laceran
la piel herida de mis deseos.

Y no volveré a buscarme atajos
para regresar a mi punto de partida,
ya no afilaré más mis penas
en la solitaria muela que condena.

Tantas veces he sido espartana soga
ahorcando todas las ilusiones mías
que renuncié a boquear entre estertores.
Engarzaré el desgajado hilo
de mis solitarias oscuridades
para tejer con pericia y maestría
una tupida red que me sostenga en la caída.

Y no volveré a buscarme abismos
para acantilar mi camino de ida,
ya no amarraré más ortigas
a la recia maroma de mis fatigas.


acróbata

1 comentario:

  1. A la recia maroma de tus fatigas, siempre llegará el agua del manantial que refresque tu frente....al borde del abismo de los sueños, te tomará entre sus alas....la esperanza.


    Bellísimas, pero tristes letras amigo mío....así como suele ser de bella y triste, la vida.

    Un fuerte abrazo de siempre

    ResponderEliminar