miércoles, 4 de agosto de 2010

Brilla la noche


Brilla la noche oscura
en la faz de tu sonrisa
sueña mi alma blanca
con los deseos de tu mirada

Duerme la mar serena
al abrigo de tus manos
Sopla mi tierna brisa
a barlovento de tus abrazos

Palidece el sol invicto
a la sombra de tus caricias
Derramo mi tierno rocío
en el umbral de tu camino.

Corre el caudaloso río
por el cauce de tus deseos
Late mi amor bravío
a babor de tu henchido brío.


acróbata

1 comentario:

  1. Palidece el sol invicto
    a la sombra de tus caricias..

    Bello poema mi querido amigo, la similitud de los rayos del sol, con el fuego del amor, incomparable, porque cierto es, que el amor llega a ser tan fuerte en su derroche, que hasta el mismo sol declina su intensidad.

    Un fuerte abrazo mi querido Tomás, como siempre.

    ResponderEliminar