jueves, 19 de agosto de 2010

Insomnio


Anatomía de una noche cualquiera,
no muy habitual, pero tampoco extraña.
Entre sabanas impolutas
reposan las batallas no libradas
de un cuerpo buscando el descanso.
Sobre la almohada que abraza
los cabellos alborotados de ideas rotas
rebotan los ecos pasados
de las palabras calladas durante el día.
En el reino del sueño
la caída vertiginosa está prohibida,
nada es más fácil que el vuelo sin manos
y la clarividencia entre desvelos.
Se posan los cafés en las tazas
esperando romper el hechizo
de la cuchara que remueve indecisiones,
mientras el reloj echa carreras
a los ojos cerrados y se detiene en las esquinas
donde reposan las miradas insomnes.
El gallo duerme a pata suelta
y el lobo acecha los corrales,
el búho hipnotiza a la oscuridad
que oculta inquietos merodeadores,
hasta el grillo canta a la noche
llamando a la zapatilla.
Media vuelta y se enreda la sabana
entre las piernas entrelazadas,
otra vez se ha parado el segundero
que vuela cuando caen las pestañas.
Ahora parece que se calla el silencio
ya están resueltos los descosidos,
la paz inunda los pensamientos,
al fin se detiene el mundo.
Justo lo que faltaba, un único segundo
y sale cantando el despertador,
bajo la manta del tímido amanecer semanal
no se puede soñar en paz,
espera un día de ojos colorados
y tambores en la cabeza.


acróbata

2 comentarios:

  1. En el reino del sueño, la caída vertiginosa está prohibida.....
    Está prohibido dejar de soñar, está prohibido dejar de caer, vertiginosamente, flotar entre nubes de anhelos, evitar tocar el vacío, está prohibido no desplegar las alas....en el insomnio, en el reino de los sueños, las sábanas blancas se llenan de rocio y pétalos de rosas vuelan.

    Hermoso poema amigo mío, sobre todo, por mis horas insomnes....

    Un abrazo de siempre.

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso, como los que te vengo leyendo últimamente.

    Un abrazo.

    Moon

    ResponderEliminar