jueves, 29 de julio de 2010

Simiente



Antes de ser hoja caída
en este otoño eterno
fui rama frondosa
donde asombrabas primaveras.

Antes de ser rama vencida
con el peso del olvido
fui tronco carnoso
donde clavabas tus uñas.

Antes de ser tronco yermo
por la sequía de tu cariño
fui profundas raíces
donde asentabas pasiones.

Antes de ser raíz desenterrada
por la azada de tu abandono
fui simiente plantada
en la ladera de tu corazón.

Antes de ser simiente errante
por el soplo de tus labios
fui hoja posada
en tu desnudez de amante


acróbata

1 comentario:

  1. Las hojas caídas se levantan con el viento, y llenan de amarillo intenso de el que contempla la estación por su ventana.

    Bellas letras, amigo mío

    ResponderEliminar