martes, 13 de julio de 2010

Glamour


Hacinados como bestias
en un escondido habitáculo,
sin apenas ventilación
ni luz natural.
Con el infernal ruido
de maquinaria industrial
como tétrica melodía musical
pagan su inocencia
los pequeños esclavos
del inmisericorde capital.
Sin una pizca de cariño,
mal alimentados
y peor tratados
son a cada momento obligados
a trabajar día y noche
para engrandecer una firma
que paga millonadas
a los nuevos gladiadores
por anunciar sus ropas y zapatillas.
Mientras nosotros descerebrados
nos vaciamos los bolsillos
enriqueciendo a los negreros
por lucir una insignia
enriquecida con el sudor
y la sangre de inocentes.
¿Dónde esta el glamour?
¿Dónde quedó la dignidad?


acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario