sábado, 5 de junio de 2010

Laberinto



Se entretejen los caminos
en una madeja infinita de destinos,
avanzo por barlovento de tus idas
para acabar cruzando mi vida
por sotavento de tus venidas.
El sol revive sombras
y mata oscuridades,
nada es más sencillo
que dejarse arrastrar
en el vendaval de conveniencias.
Si tiro del hilo Ariadna
acabaré rodeado de laberintos,
mejor los pies en el alambre
que sobrevolando abismos.

Se entretejen los destinos
en una madeja infinita de caminos,
persigo los designios ciegos
de tus caprichosos olvidos
para terminar viviendo
de tus clarividentes recuerdos.
Todo lleva al mismo sitio
pero por distintos atajos,
el minotauro siempre espera
al funambulista de las palabras,
paso a paso, palmo a palmo
perdido entre calles amuralladas
acabo sin resuello frente al espejo.


acróbata

1 comentario: