sábado, 26 de junio de 2010

Cuídame



Cuídame de las aguas calmas
en estas riberas soleadas
que de los inmisericordes temporales
aprendí bien a guardarme.

Cuídame de las zalameras palabras
en estos rincones de corazas caídas
que de las sangrantes mentiras
aprendí hace ya a protegerme

Cuídame de las palmadas en la espalda
en estas pasarelas de multitudes conocidas
que de las bofetadas de la vida
aprendí a cubierto ponerme

Cuídame de los besos de judas
en este monte de los olivos
que de las envenenadas saetas
aprendí a la fuerza a guarecerme.

Cuídame de mi mismo
en los serenos descuidos
que de los abismos ciegos
aprendí de niño a alejarme.



acróbata

1 comentario:

  1. Hola acróbata.

    Muy bueno este poema, pero de verdad cuando te cuidan te dejas?. Resulta que algunos no aprendemos, tal vez porque no lo deseamos; creo que si me guardara de todo lo que puede dañarme, no sería yo, cuando te proteges demasiado, resulta que no nos mostramos, en fin, complicado es , analizar un poema.

    Este me gusta porque puedo hacerlo mío, gracias.

    Un saludo, amigo.

    aloe. ( begoña )

    ResponderEliminar