lunes, 24 de mayo de 2010

La soledad de las letras



En las despejadas noches
de mis sonámbulos sueños,
bajo un tupido manto oscuro
de brillantes zafiros engalanados
busco entre todas las estrellas
la añorada constelación del poeta.
Allá, por poniente de mis deseos
luce majestuosa su figura esbelta,
inundando de cristalina claridad
el espejo de mis serenas miradas.
A pesar de lucir su plenitud
en el cenit del firmamento
durante los otoños,
suma primaveras
a su enjoyado pañuelo de versos
en el florido mes de Mayo.

En las frías madrugadas
de mis silentes amaneceres
al susurro del viento mistral
le escucho recitar lamentos.
Un solitario aliento escapa de mis labios,
tatuando de olvidos las brumas
de mis tristes renglones torcidos.
Allá por levante de mis pensamientos
deambulan cabizbajos los recuerdos,
pues hoy se sienten olvidados.
Mis ojos se detienen en el horizonte
y en la delgada línea roja
donde se funden el cielo y el mar,
el hoy y el mañana,
un fino hilo de luz crepuscular
crece y crece sin parar.
Con el alba marchará mi sueño,
con el día dormirá la poesía.



acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario