domingo, 11 de abril de 2010

Abrazo madrugada



Cortas noches en vela,
largos días en espera.
Planto semillas sin tierra
en amado jardín mío.
Monte de Venus que acoges
el fruto de mis pasiones,
éstas que ansían desborde
por tu ardiente regazo de oro.
Amor que golpea sin maza
que enaltece los deseos
de tú vientre sediento de mí.
Sobre hermosas colinas
blancas con piel de seda
y aromas a azahar y jazmín
ósculo de desespero de amante,
que cubre, que aborda, que siente.
Cálida lluvia sin agua que empapa
se derrama sobre costal que ama,
hermoso abandono bajo luz
que emana de tu mirada,
esa que fijas en mi pecho,
ésta que anda descubriéndote.
Deseos que se buscan en la cama
que se encuentran y colman rincones
que crecen, que emergen,
de inquietas lagunas ocultas
entre tus pliegues de piel canela.
Besos robados al viento
ese que mece tus hermosas alas
las que me atrapan, las que me envuelven
en suave abrazo de madrugada
en este amado lecho nuestro
que no conoce el frío,
que solo ansia el cielo azul
de nuestros vuelos de cometas,
de nuestras almas aladas
que se buscan, que se encuentran,
que viven despiertas este hermoso sueño
de unir caminos, de compartir destinos.


acróbata

1 comentario:

  1. Hermoso poema de complicidad absoluta, de entrega constante, de alma abierta, esa que te atrapa en alas de sueños, de destinos confidentes, abriendo caminos, con las mismas garras, eso que la hace fuerte.

    Un fuerte y sentido abrazo, amigo

    Mayra

    ResponderEliminar