lunes, 8 de marzo de 2010

Soy de Marte



Una lluvia de amor se derrama sobre mi pecho
en este planeta que no es el mío,
en este Venus de amor irreal.
Enamorado de tu talle de Diosa del olimpo,
enamorado de tu presencia tan hermosa.
Pasión embriagadora nublando mi vista,
te veo con los ojos de la ardiente pasión,
te miro con este corazón que ha perdido la razón,
que late más deprisa, que se sale de mi pecho
en tu presencia, ante tu ausencia.
Pero me dicen que soy de Marte,
pero me dicen que soy de Marte

Una noche cualquiera sueño despierto
con tu blancura pura de luna de abril,
con tu esbeltez de mujer.
Bebo los vientos de tus huellas de plata,
acaricio el aliento que dejas a tu paso,
suspiro por una palabra tuya,
arrojo mi alma a tus pies de divina,
tortura que ilumina mi vida.
Escalo al balcón de tu ojos
para que te asomes a esta locura
de pasión como espuma salada
que brota de mi alma,
que nace de mi corazón enamorado.
Pero me dicen que soy de Marte,
pero me dicen que soy de Marte

Un día más intento seguir tu senda,
entretejo redes de versos floridos
que enreden tu destino y el mío.
Remiendo sentimientos ignorados
para perseguir tu calor más querido.
Sueño despierto con tu amor
mientras tú ignoras mi pasión.
Duermo con tu imagen en mi retina,
ojos que solo ven tu figura,
manos nerviosas esperando las tuyas,
labios resecos sedientos de los tuyos,
brazos caídos deseosos de alzarse,
abrazando tu cariño,
abrazando tu destino.
Corazón muerto sin tu presencia,
latidos desbocados de amor a tu paso.
Pero me dicen que soy de Marte,
pero me dicen que soy de Marte.


acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario