sábado, 13 de marzo de 2010

Memoria



Con el alma rota y la mirada perdida
gritando en silencio su resignación
va caminando hacia el exilio
lo mejor de esta nación.


Atrás en las cunetas han quedado
amigos, hermanos, hijos, padres…..
Atrás han dejado su corazón,
sus sueños y sus hogares.


Murieron o mejor dicho los asesinaron
por defender la legalidad,
por defender la libertad
de su país ante el terror.


El lobo con piel de cordero
de esta España nuestra se ha comido
el último aliento, la única esperanza
de un país roto y dividido
arrasado por la sin razón.


Adiós Federico, adiós Miguel, adiós Antonio,…..
Media España llorará en silencio.
Media España morirá en silencio.
La España vencida yacerá sin tumba
bajo tierra manchada,
manchada de sangre inocente


Hoy son ellos los perdedores
de una guerra fraticida,
de una injusticia sin fin.
Mañana, durante muchos años
todos seremos perdedores.


Unos tendrán la desgracia del exilio:
Adiós patria querida, adiós hasta el fin.
Otros muchos ni esa oportunidad,
y a la inmensa mayoría solo les quedará
el triste consuelo del silencio,
del silencio de la humillación.



En pie quedarán las viudas,
en pie quedarán los huérfanos.
Llorarán su rabia y su pena,
llorarán en silencio.


Durante casi cuarenta años
España gritará en silencio
reclamando justicia y libertad.
Y solo con la muerte
del lobo con piel de cordero
se logrará liberar a la nación.


Eso pasó aquí, en nuestro país.
Todos los que no conocimos ese dolor,
que no tenemos que vivir en silencio,
les debemos un tributo de amor
a nuestros hombres y mujeres
que tuvieron que sufrir las fauces del león
con el silencio de la resignación.


Para que nunca más vuelva a suceder,
para que nadie tenga que volver
a silenciar sus opiniones y sus verdades
recordemos todos en este día
el valor de la democracia,
el valor de la libertad.

acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario