miércoles, 17 de marzo de 2010

Gitano



Un pueblo sin patria vaga por la carretera
quizás a la siguiente revuelta del camino
halle el refugio de esa noche.
Noche amada y amiga,
noche traicionera y temida,
noche de hogueras y risas,
noche de reyerta y puñalada.
Con techo de brillantes luceros
y farola de luna blanca,
con alfombra de hierba fresca
y lecho de río como baño fino.

Al alba, con el crepúsculo en el horizonte,
con húmedo rocío haciendo escarcha,
haga frío, truene o llueva
haga calor, suden o enfermen
levantan el hogar de verbena.
¡Pronto que llega la guardia civil!
Viejo enemigo en el camino,
miedo centenario en la sangre.
Rival de ayer, confidente de hoy.
¡Si mi sargento, lo que usted mande!

Gitano de viejo sombrero ladeado,
de inquieta navaja en bolsillo,
de rápida lengua afilada.
Gitano de bastón almendrado,
de chaleco y chaqueta de pana
con camisa abierta al viento.
Gitano de recio anillo de oro,
de antiguo reloj de bolsillo
con fina cadena de plata.
Gitano ganadero, gitano platero
Gitano chulo, gitano libre.

Caminando por el mundo entero
en busca de su destino
ayer, hoy y mañana.
Costumbres arraigadas
muchas milenarias y solidarias,
otras muchas cuando menos
discutibles y arbitrarias.
Con su cultura como bandera
flamenco, toros y cante
jamón, puchero y queso.
Y un deseo en el alma
que no se rompa el horizonte.


acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario