domingo, 21 de marzo de 2010

El Velero



Por la cuenca de mi corazón
corre un caudaloso río de amor,
a cada paso que traza hasta tu mar
se ensancha mi alma esclava.
Con sus caudalosas aguas
dibuja letanías de cariño
por entre las fértiles llanuras
que conducen a tu morada.

Por sus aguas navega el velero
de mi amor sereno y altivo.
Ciñendo al viento de tu aliento,
las velas de mis pasiones
hinchan mi pecho enamorado
que se estrella contra tu ausencia.
Torbellinos de espumas se alzan
apagando el incendio de mis ojos
que arden con la llama fría
del recuerdo de tu mirada.
Su quilla no conoce bajíos,
los sortea encaramándose
al vuelo de la gaviota
que sueña con ser sirena
para sumergirse en las pasiones
que bañaban nuestros cuerpos desnudos.

En tu cálido mar de aguas cristalinas,
allí donde moran las caracolas
que añoran los labios del naufrago,
sumergiré mi ombligo para que nade
en busca del espejo donde se mira
la blanca piel de tu vientre amado.
Con las hebras de tu amor sereno
tejeré una maroma que amarre la barca
a la escollera de tu puerto, para yacer
por siempre en el varadero de tu seno.
Hoy naufragó el velero viajero
en el hermoso mar de tu morada,
ya no quiere ser más barca navegante.
Serás muelle donde yacen mis sueños,
al final de cada jornada me meceré en tus aguas
en el seguro puerto de tus brazos.

acróbata

1 comentario:

  1. Mi querido amigo, compañero de acrobacias en luchas constantes, tras la conquista de la utopía.....
    Desarrollo visceral en la entrega, embistiendo la vida.

    Un fuerte abrazo, desde mi alma

    Cisne

    ResponderEliminar