martes, 9 de marzo de 2010

Desván de recuerdos




Entre viejas fotografías del ayer
he hallado recuerdos que llevo hoy.
Un horizonte de luz crepuscular
se abre poco a poco en mi corazón
como fresca brisa de montaña
que con los primeros rayos de sol
desciende por los valles de nuestra conciencia.
Trayéndonos ilusiones nuevas cada día
para alzar el vuelo de nuestro nido
y sacudir nuestras alas de las penas de la noche.
Reverdeciendo el jardín primaveral
que todos tenemos en nuestra alma primigenia.
Imágenes de corazones que marcharon,
de momentos de risas y bromas vividas.
Curiosidades varias entre negativos desvelados
personas que nos trajeron todo lo mejor
y que dejaron un recuerdo imborrable
en nuestro ser más profundo.
Ahora aquellos días vuelven a mí
¿será nostalgia?, ¿será melancolía?
que más da lo que sea.
Mi mente es un caleidoscopio de vivencias
al que me asomo para no olvidar
quien soy y de donde vengo.

En este desván de recuerdos añorados
vacío penas como ríos secos.
Saladas como las aguas de la mar,
mar brava de acantilados abismales
pista de vuelo para alcatraces
que entre salto y salto saludan
a la libertad de elección elegida.
Asomo mi alma al abismo
que me atrae, que me rechaza,
esa vacuna la llevo dentro.
Arrojo penas ciegas al aire
para que vuelen lejos de mí
y jueguen con los alcatraces
de mis sueños pasados.
Entre risas de bocas cerradas
de ojos hacia fuera todo se ve distinto,
todo es arcoiris conocido.
De puertas para dentro
cada uno lleva lo suyo
cada uno llora por los suyos.


acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario