martes, 9 de marzo de 2010

¿Cuándo comenzó la destrucción?

Desde que el ser humano abandono la religión inicial, es decir,
la adoración de la naturaleza: Madre Tierra, comenzó a caminar la maquinaria de la destrucción de nuestro hábitat y con ello de nosotros mismos.

No puede considerarse la naturaleza humana superior a la naturaleza
con mayúsculas. Simplemente forma parte de ella, es una incongruencia, que por desgracia nos está llevando a la destrucción de ambas, ya que una está ligada a la otra. No estaría de más que no dejásemos de recordar que nosotros no podemos subsistir sin la naturaleza, en cambio ella si, es más estamos llegando al absurdo de que ella no va a poder sobrevivir con nosotros.

Primero se fundaron las religiones del libro, que ya iban a la larga en contra de nuestra subsistencia, ya que consideraban al ser humano por encima de todo. Pero no basto con esto, no era suficiente para satisfacer la avaricia de nuestra especie. Tuvimos que cargarnos al Dios de las escrituras y poner en lo más alto del pedestal al Dios del egoísmo y de las mayores injusticias, el Dinero.

Pues este nuevo culto al Dinero que se está imponiendo en todo el mundo si nos va a llevar a la debacle por la vía rápida.
Todas aquellas sociedades que han respetado el culto a la madre tierra han desaparecido engullidas o arrasadas por las actuales, que a su vez están siendo engullidas por una única sociedad, la peor posible, la del consumo salvaje y destructivo que no entiende de nada
que no sea el dinero.

Si cada uno de nosotros mira un poco hacia su interior se dará cuenta que todo este proceso nos está haciendo profundamente infelices. A nadie le gusta que le profanen a su madre, a su madre tierra, y precisamente eso es lo que nos estamos haciendo los unos a los otros.

Paremos la maquina, rompamos la cadena, no al consumo por el consumo.
Aún estamos a tiempo, nos queda poco, pero todavía podemos.
Es cuestión de voluntad, no echemos la culpa a los demás, todos somos culpables.
Todos sabemos que otro mundo es posible, es cuestión de empezarlo.
Muchos pocos seguro que hacen un mucho.

Pásalo, cuanto más gente se conciencie de esto, antes llegará el cambio de rumbo que urgentemente estamos necesitando.


acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario