domingo, 14 de marzo de 2010

Arena y Sal



Sangra la mano que añora.
Beben mis labios de tu copa
en este lecho de alegría,
se reparan lunas rotas
en la presencia de tu verso,
ese que aflora en mi vida.

Añora la mano que ama.
Tu copa bebe de mis besos,
ahora planta un latido
cante amante en mi pecho,
este que arde sin brasa,
este que adora tu espalda.

Cose un remiendo a mis labios
con tu flor roja de la pasión,
suspira bonita melodía amada
en la aurora clara estival
mientras manos de seda buscan
ocultos sueños de noche brava.

Entre pliegues de piel de seda
sábados estrellados sobre arenas,
noches blancas de lluvias tórridas,
dulces pasiones en los balcones,
esos de arena, esos de flores.
Vigilias en calas amigas
colmadas de besos, vacías de penas.

Ojos que buscan en mi boca
caricias y ternuras mías.
Noches de espaldas curvas
en amplias camas bajas
de bruma y sal, de hierba y rocío.
Luna llena que ves y callas,
luna llena que añoras y sueñas.

acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario