miércoles, 10 de marzo de 2010

Africa



Hay un lugar en el mundo,
un continente entero
que sufre sin parar.
Que camina por una senda
de dolor y desesperanza.
Que pide clemencia a gritos,
que se ahoga entre miserias,
que se revuelca en la enfermedad,
que clama ayuda.
Un continente abandonado,
un continente ignorado,
un continente que es la cuna,
la cuna de nuestra especie.
Un continente que es la madre,
la madre de todos nosotros.
Ese continente se llama África

África necesita nuestra ayuda.
África no puede seguir así.
África debe ser el objetivo.
África somos todos.
Si seguimos ignorando su sufrimiento
preparémonos para ser los siguientes.
No podemos, no debemos cerrar
nuestros ojos al sufrimiento,
al sufrimiento de millones de seres humanos.
A la muerte por desnutrición de niños,
a la esclavitud de miles de niños,
a las guerras promovidas por intereses económicos.
A la muerte por enfermedades curables
en cualquier otro lugar del mundo.

Hay un lugar en este mundo
donde cada día es el Apocalipsis,
donde los cuatro jinetes
cabalgan a su antojo día y noche
a todo lo largo y ancho
de ese maravilloso continente.
Hay un lugar en el mundo
donde las muertes por miles,
la esclavitud por miles,
los asesinatos por miles,
las guerras más salvajes,
los abusos más deleznables,
no son lo suficientemente espantosos
para salir en los noticiarios.
No son lo suficientemente horribles
para despertar nuestras conciencias.

Basta, basta ya de cerrar los ojos.
Ahora es el momento,
ahora es nuestro momento
de aportar nuestro granito de arena,
de arrimar nuestro hombro,
de formar una cadena de amor
con eslabones de solidaridad
para rescatar a millones de seres humanos,
para sacarlos del infierno.
Ahora es el momento de rescatarnos,
de rescatarnos a nosotros mismos
de tanta insolidaridad,
de vivir ciegos a la realidad,
de ser tan insensibles,
de ser tan egoístas.
Ahora es nuestro momento.

acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario